Local

La agresión de la Plaza de España se colgó en Internet

Uno de los seis menores que están siendo juzgados por propinar presuntamente una paliza a otro joven en la Plaza de España colgó en internet fotos con su camisa manchada de sangre tras la agresión.

el 16 sep 2009 / 00:07 h.

TAGS:

Uno de los seis menores que están siendo juzgados por propinar presuntamente una paliza a otro joven en la Plaza de España colgó en internet fotos con su camisa manchada de sangre tras la agresión. A la imagen añadía un texto: "He matado un jabalí". En la sesión de ayer, un testigo aseguró que la pandilla usó botellas y cascos de moto para golpear a la víctima.

Según informó ayer Radio Sevilla, uno de los seis acusados dejó constancia del ataque contra un chico de 18 años en una página personal de internet. Al parecer, colgó una única foto en la que se le veía con la camisa manchada de sangre, inmediatamente después de que supuestamente agredieran al joven, y sobre la foto redactó un texto en el que ridiculizaba a su víctima, comparándola con un animal. Este detalle llevó ayer a la madre del agredido, Josefa Crespo, a denunciar que los seis jóvenes "siempre se han reído y han chuleado de lo que hicieron", pese a que su hijo tardó en recuperarse 258 días y que tiene un brazo "afectado para toda la vida por la paliza".

En la sesión de ayer del juicio, la segunda, un testigo de lo ocurrido en la noche del 12 de octubre de 2007, amigo de la víctima, aseguró que los seis acusados no sólo golpearon al chico con sus puños y a patadas, sino que usaron "botellas y cascos de moto".

Fuentes del caso explicaron a Europa Press que el chico relató al tribunal que vio un grupo "formado por lo menos por 20 personas" que llegaron en busca del joven agredido. "Lo cogieron, le pegaron un empujón, lo tiraron al suelo y empezaron a pegarle puñetazos y patadas", añadió el testigo, quien, sin embargo, negó que usaran cadenas o bates de béisbol. Una vez que tiraron al chico, explican las mismas fuentes, su amigo vio cómo le hirieron en el brazo con una botella de cristal; cuando el joven intentó escapar, los acusados le pusieron una zancadilla y cayó de nuevo al suelo, "y fue entonces cuando le dieron una patada en el costado".

En la sesión de ayer comparecieron 20 testigos y en su mayoría corroboraron esta versión. La Fiscalía reclama penas de hasta cuatro años de internamiento para los acusados, para tres de ellos, en un centro cerrado.

  • 1