Local

‘La Alegría’ se atrinchera a la espera del desahucio

Las familias de la corrala resisten el primer día a una expulsión que no llegó.

el 18 sep 2012 / 13:46 h.

TAGS:

Desde las 9.00 de la mañana el 158 de la calle Feria era un hervidero de gente que se concentraba en apoyo de las cinco familias que desde el mes de agosto ocupan un edificio en esta céntrica calle ante la noticia de que el Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla había firmado la orden de desalojo del inmueble.

Los miembros de la Corrala La Alegría conocían la noticia del desahucio a través de los medios de comunicación y había hecho una llamamiento a todos aquellos que quisieran ayudarlos sumándose a una concentración de apoyo desde las 7.00 a las 10.00 horas.

La respuesta no se hizo esperar y fueron muchos los que incluso pasaron la noche a las puertas de este edificio y que acompañaron a estas familias que pasaron la noche en vela esperando la llegada de las fuerzas de seguridad. Ya por la mañana, aunque la Policía confirmaba que se había "suspendido el proceso de desahucio" y que no se llevaría a efecto el desalojo, la concentración no se disolvía. Eran muchos los que no confiaban en que no se tratase sólo de "una estrategia para venir cuando nos hayamos ido y estén solos".

Desde la corrala admiten que el apoyo que reciben es constante. "Siempre hay gente con nosotros en la calle pero hoy ha sido increíble". Y es que este compromiso de la gente, reconocen, "nos da tranquilidad porque sabemos que no estamos solos en esta lucha".

Una lucha que no ha hecho más que empezar. Porque aunque el desalojo se lleve a cabo, desde la ca-sa de la calle Feria aseguran que están "muy convencidos" de lo que están haciendo y, aunque entienden que será una labor difícil "defender" su permanencia en el edificio, tienen intención de luchar "porque las circunstancias que nos han traído aquí no se soluciona con un desalojo".

"Lo importante no es el espacio en el que estamos sino la lucha por una vivienda digna a un precio adaptado a nuestras posibilidades", aseguran las familias de la corrala. Además, recuerdan, "las administraciones tienen también un problema" por la cantidad de viviendas vacías que tienen que mantener cerradas.

Los miembros de la corrala se preguntan además cómo es posible que en dos semanas se haya ejecutado una orden de desahucio cuando ellos llevan semanas "lidiando con la burocracia" para ponerse en contacto con las administraciones para que medien en su situación.

  • 1