miércoles, 24 abril 2019
15:04
, última actualización
Local

La alegría vuelve a la moda flamenca

Tras una primavera de 2009 para olvidar, las firmas de alta costura observan un alza en las ventas de trajes este año.

el 16 abr 2010 / 17:11 h.

TAGS:

Pilar Vera fue una de las firmas sevillanas que participó en la semana de desfiles de Simof.

Si el año pasado las tiendas que venden moda flamenca en Sevilla se llenaron, pero de personas que en lugar de comprar buscaban ideas para copiar el modelo deseado a un precio menor, este año las sevillanas parecen haberse olvidado de la crisis económica. La alegría en las ventas de la primavera de 2010 ha venido a hacer olvidar el duro 2009, cuando los vestidos de otras temporadas y los arreglos sustituyeron a las novedades planteadas por las principales firmas de alta costura del sector. En cualquier caso, éstas reconocen que la mala climatología que ha imperado en Sevilla hasta hace pocas semanas ha hecho algo de daño.

Así lo atestigua la diseñadora Pilar Vera, que además es presidenta de la Asociación de Moda Flamenca Mof&Art. "Se nota que la gente está comprando con más alegría. Cuando terminó el Simof, la clientela llegó con mucha urgencia y ahora estamos todos con mucho agobio", señala. Las dos semanas entre Semana Santa y Feria son cruciales para la facturación de una firma como la suya. Eso sí, reconoce que ha mantenido los precios a pesar de que han aumentado los costes, lo que provoca que el margen de beneficio sea algo menor.

"En esto la historia de cada uno es muy personal, pero nuestras clientas no escatiman a la hora de hacerse un traje de flamenca, aunque eso sí, para ajustar un poco el presupuesto pueden aviarse con los complementos que ya tienen", explica.

En cualquier caso, asegura que la alegría de este año es sólo si se compara con 2009, y no con los años de bonanza económica. "Si miráramos los números respecto a 2006 o 2005 lloraríamos, pero viendo que este año vamos a tirar para adelante, me doy por satisfecha".

Vera achaca la caída de 2009 a la incertidumbre. "En la Feria pasada incluso gente que tenía dinero se echaba para atrás a la hora de hacerse un traje, mientras que este año quien mantiene el poder adquisitivo se lo compra". A este estado generalizado de desconfianza se sumó además que 2008 fue una Feria de lluvia, donde muchas apenas sí pudieron disfrutar de sus nuevas adquisiciones.

Aurora Gaviño coincide en que la cosa "va muy bien" y en que hubo un parón justo después de la XVI edición del Salón Internacional de la Moda Flamenca (Simof) por la lluvia. "De todos modos, yo creo que la clave está en el diseño. Hay que apostar por ese tema para vender más", asegura, y añade que "la ilusión por vestirse no se pierde, la cuestión es que ahora se paga más por trajes mejores".
En este sentido, afirma que por su moda de alta costura flamenca "la crisis no ha pasado". Eso sí, se ha centrado en el diseño de trajes dejando atrás los complementos. "Ya sólo los hago por encargo", reconoce.

Pero no sólo de trajes de alta costura se llena la Feria de Abril. Igual que en la ropa de diario, hay firmas más asequibles, sobre todo para aquéllas que están padeciendo con más virulencia el embate de la crisis. Es el caso de Trajes Molina, cuyo gerente, Paco Molina, precisa que "la dinámica que se ha notado en las ventas este año es que la gente se ha ido a vestidos más económicos, porque si antes se compraban uno de 400 o 500 euros, ahora optan por los de 200 o 250". Para combatir el mal momento por el que pasan muchas familias, "en Molina hemos realizado una oferta especial, del 50%, por lo que hemos ido muy preparados sabiendo cuál es la coyuntura".

A esta empresa de cualquier modo no le fue mal el año pasado, por lo que para éste espera que la facturación esté "un 2% arriba o abajo". Claro que, como comentaba Vera, el hecho de abaratar los trajes hace que la firma pierda margen de beneficio. "Estamos vendiendo los de señora a 99 euros y a 50 los de niña, mientras que el resto está a la mitad, incluidos los modelos de Simof". Molina asume que el mercado sufre vaivenes y subraya que con este tipo de acciones "demostramos nuestro compromiso con la Feria".

Pero no en todos lados se vive la temporada igual. En Canela Pura vivieron un año bueno en 2009 y el alargamiento del invierno puede provocar que este 2010 no lo sea tanto. "Cuando nos hemos dado cuenta nos hemos plantado en el Domingo de Ramos, más por motivos meteorológicos que económicos en que se pueda vender menos, asegura la encargada de ventas, Estrella Salazar, que añade que, de cualquier forma, la coyuntura se nota en que se eligen trajes más asequibles. "Digamos que el tiempo este año no ha ayudado precisamente a la crisis", concluye.

  • 1