Deportes

La 'aleta de tiburón' permite rodar a Alonso un segundo más rápido

Las mejoras aerodinámicas en las que Renault ha estado trabajando durante los últimos meses parece que empiezan a dar sus frutos, y Fernando Alonso pudo comprobarlo en Montmeló. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:16 h.

Las mejoras aerodinámicas en las que Renault ha estado trabajando durante los últimos meses parece que empiezan a dar sus frutos, y Fernando Alonso pudo comprobarlo ayer en Montmeló, donde rodó en 1:20.283, a 667 milésimas del Ferrari de Felipe Massa y a 164 del McLaren de Lewis Hamilton.

El bicampeón mundial por fin pudo probar en el trazado barcelonés la famosa aleta de tiburón -más pronunciada incluso que la que llevan los Red Bull-, que va montada encima del motor y que sobresale por encima del alerón trasero. A juzgar por los tiempos que hizo, el ingenio que también ha copiado Toro Rosso, parece que da resultados.

El piloto español estaba ansioso por comprobar qué es lo que había cambiado -supuestamente a mejor- en el chasis de su Renault, y fue el que más vueltas dio al circuito (119) en esta segunda jornada, pese a que a primera hora de la tarde tuvo que retirarse a boxes después de que su R28 se parara en la curva Renault, en la vuelta 79, a causa de un problema mecánico.

Alonso, que ya había logrado su mejor tiempo en las tandas matinales, regresó poco más de una hora después a la pista, pero ya no pudo rebajar su mejor crono.

A pesar de este contratiempo, el asturiano rodó en el mismo segundo que el Ferrari de Massa (1:20.283) el Red Bull de Coulthard (1:20.392) y el McLaren de Hamilton (1:20.452), los tres pilotos más rápidos del día que no montaron neumáticos lisos.

El brasileño Rubens Barrichello (Honda) y el italiano Giancarlo Fisichella (Force India) rodaron en 1:18.928 y 1:19.721, respectivamente, pero ambos hicieron su mejor tiempo con las gomas totalmente lisas que regresarán al Mundial la próxima temporada y que para ésta, aún están prohibidas. En cualquier caso, y por los tiempos que se vieron ayer, parece que la aleta de tiburón hace sensiblemente más competitivo al R28, máxime cuando todos los equipos han viajado a Barcelona con mejoras aerodinámicas que probar esta semana.

En los últimos entrenamientos de pretemporada que Renault hizo en Montmetló hace apenas mes y medio, Alonso paró el crono en 1:21.454. Ayer, en su primer día de entrenamientos, el español rebajó este tiempo en 870 milésimas.

Además, el margen de mejora es todavía más amplio si se tiene en cuenta que la escudería francesa aún no ha probado en el Circuito de Cataluña -se espera que lo haga en los próximos días- el paquete aerodinámico completo en el mismo monoplaza.

En la jornada del lunes, Nelson Piquet lució en su R28 el nuevo alerón delantero y unos tapacubos parecidos a las llantas lenticulares que pusieron de moda en Ferrari el año pasado, y ayer fue Alonso el encargado de testar las novedades aerodinámicas de la parte trasera.

  • 1