Local

La apelación del caso Mills acorrala a Berlusconi al perder la inmunidad

La pérdida de la inmunidad judicial del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ya lo está poniendo en apuros.

el 09 oct 2009 / 19:51 h.

TAGS:

Pinchar para ampliar.

Ayer se dieron los primeros pasos para que Il Cavaliere pueda ser llamado a declarar al abrirse el proceso de apelación contra la condena de prisión de su ex abogado David Mills por un falso testimonio a su favor.

Berlusconi, acaparó ayer todo el protagonismo en la primera audiencia de este proceso de apelación de Mills, pues en ella se planteó la posibilidad de hacer comparecer al mandatario. El Tribunal de Apelación de Milán abrió ayer la primera de las sesiones previstas -las siguientes son para el 15 y el 19 de octubre- tras las que deberá decidir si ratificar la condena de cuatro años y seis meses de cárcel dictada contra Mills por la Corte milanesa el pasado 17 de febrero, por un proceso en el que Berlusconi también está imputado.

La causa contra el mandatario por un supuesto delito de corrupción tuvo que ser suspendida en virtud del Lodo Alfano, la ley de inmunidad a los cuatro mayores cargos del Estado italiano que invalidó el miércoles la Corte Constitucional, abriendo las puertas a la presencia del empresario en los tribunales. Ahora Berlusconi, además de ver cómo se reanuda su proceso por el caso Mills ya con la constitución de un nuevo tribunal, puede verse, incluso, llamado a declarar en la apelación por una condena en la que su ex abogado fue declarado culpable de haber testificado a su favor en dos juicios a cambio de dinero. Al comienzo de la audiencia, el abogado de Mills, Federico Cecconi, anunció su intención de solicitar formalmente la renovación parcial del debate de la causa para así permitir que Berlusconi pueda ser llamado a testificar por un caso en el que, según la defensa del letrado británico, tanto él como el mandatario italiano deben ir de la mano.

Pero este anuncio fue contestado por la fiscal general Laura Bertolè Viale, quien pidió rechazar toda solicitud de hacer testificar a Berlusconi en la apelación, al tiempo que pidió que se ratificara la condena de cuatro años y medio de cárcel a Mills.

Persecución. El propio Berlusconi no hizo ayer referencia directa a este caso, pero habló de una "persecución" judicial contra él que, según dijo, le ha costado 200 millones de euros en "asesoría y jueces", un lapsus del que se dio cuenta rápidamente uno de sus ministros, Renato Brunetta, que le corrigió y puntualizó: "Asesoría y abogados".

Además, en una intervención telefónica en el informativo matinal de Canale 5, una de las cadenas de su propiedad, Berlusconi dijo que "salvo el pueblo, esto es, el 68,7% de los italianos, nuestro Gobierno tiene en contra a todos: una minoría muy organizada de magistrados rojos, el 70% de la prensa escrita, todos los debates de la televisión pública, los espectáculos satíricos. El jefe del Estado sabéis a qué lado político pertenece", indicó.

En otra intervención, Berlusconi, afirmó que la prensa extranjera tiene una percepción "contraria a la realidad" de la situación actual en Italia, "porque en el querer difamar al presidente del Consejo (de Ministros) se ha terminado por difamar a toda la democracia italiana. Y esto, los italianos lo han entendido, y los que no lo han entendido, lo entenderán", añadió.

Pero lejos de mantener la prudencia en sus declaraciones por la incierta situación en la que está inmerso, Il Cavaliere se atrevió a bromear al hablar sobre los esfuerzos del Ejecutivo para acabar con la mafia al decir: "A mí como mafioso no me han detenido todavía", ironizó.

  • 1