miércoles, 20 febrero 2019
14:42
, última actualización
Local

La apuñalada en El Rocío no había acudido nunca a la Policía

El novio, de nacionalidad ecuatoriana, ha sido detenido a pocos metros de donde se produjo el crimen.

el 17 may 2010 / 23:36 h.

TAGS:

El cuerpo yacía sobre la calzada.

Ana Jiménez, la mujer de 50 años que murió apuñalada por su pareja la noche del lunes en la avenida de San Lázaro, no había denunciado nunca a su agresor y por tanto jamás había reclamado una orden de alejamiento ni ninguna otra medida de protección, aunque durante los últimos años su relación había sido conflictiva, según parientes de Ana. La familia afirma que sus frecuentes peleas, en muchos casos motivadas por la adicción al alcohol del agresor, los llevaron a romper varias veces una relación de "siete u ocho años", aunque luego la retomaban. A las 21.30 horas del lunes Richard Genaro Q.C., ecuatoriano de 38 años, le pidió dinero, según varios testigos, y ella, que regresaba del trabajo, se negó. Discutieron y él la apuñaló mortalmente.

El hombre fue detenido instantes después junto a una sucursal bancaria en la que trató de ocultarse, y el cuchillo utilizado se recuperó en una zona ajardinada próxima. El arrestado se encuentra en la Jefatura de Policía, donde el grupo de Homicidios tiene previsto interrogarlo hoy, ya que los investigadores pasaron todo el día de ayer tomando declaración a los numerosos testigos, incluida la única hija de la víctima, fruto de un matrimonio anterior. Posteriormente será puesto a disposición judicial.

La hija, Elena, que sufre la enfermedad de Wilson -una dolencia producida por exceso de cobre en el cuerpo que la convierte en una enferma crónica- contó a sus familiares que el agresor de su madre, con el que ambas habían convivido en la cercana calle Hermanas de la Cruz, también trató de agredirla a ella en otra ocasión, según explicaron parientes de la víctima. Sin embargo, a la Policía Nacional no le consta la existencia de una denuncia por estos hechos. La fallecida tenía además dos hermanos y una hermana, que son también vecinos de la zona y que la noche del lunes acompañaron a su sobrina en el lugar del crimen. El ex marido de la víctima acudió, igualmente, para acompañar en semejante trance a la hija que tenía en común con la fallecida.

Pésames. Ana fue velada ayer en el tanatorio de San Jerónimo, donde a las 12.30 horas de hoy se celebrará un responso antes de ser incinerada en el cementerio de San Fernando, a las 13.30 horas. Una de las hermanas de la víctima acudió ayer a peluquería de la que Ana era propietaria, JH Peluqueros, en la VI fase de la urbanización Parque Flores de Pino Montano, para colocar un cartel en el cristal que explicaba los motivos del cierre del comercio e informaba a los clientes y comerciantes de la zona del horario de las honras fúnebres.

Miembros del grupo municipal de Izquierda Unida confirmaron ayer que asistirán hoy al sepelio, dado que la fallecida militaba en el PCA. Ayer, el portavoz del Grupo Municipal, Antonio Rodrigo Torrijos, trasladó sus condolencias a los familiares de Ana por el "execrable asesinato". Torrijos pidió a "toda la sociedad" que esté "más unida que nunca contra esta lacra". Además, pidió a las mujeres que "denuncien a sus acosadores y maltratadores, con la seguridad de que contarán con el máximo apoyo social, judicial y político".

Enrique Lobato, el delegado del Distrito Macarena, donde se encuentran tanto el lugar del crimen como la calle en la que vivía la víctima, envió ayer un comunicado de "consternación y dolor" por esta muerte y envió a los familiares de la fallecida su "más sincero pésame", al tiempo que manifestó su repulsa "por estos lamentables actos de violencia". La zona es un lugar con elevadas cifras de inmigración, donde los vecinos señalaban ayer que la convivencia es buena, y destacaban que un ataque machista no está relacionado con las circunstancias del barrio.

Sólo una de las siete víctimas andaluzas denunció

La consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, ha instado a la sociedad a denunciar cualquier situación en la que exista una mínima sospecha de violencia de género y ha señalado que la última víctima de este tipo, asesinada ayer en Sevilla, no había presentado denuncias. Sólo una de las siete víctimas andaluzas en lo que va de año lo había hecho.

Durante la concentración de protesta por esta muerte convocada ayer a las puertas del Ayuntamiento de Sevilla, la consejera señaló que la mujer apuñalada por su ex pareja no había solicitado asistencia ni información de los servicios municipales ni del Centro provincial de la Mujer.
La consejera insistió en que es "imprescindible" que cualquier vecino que tenga noticias de una situación "anormal" lo ponga en conocimiento de las autoridades, y aseguró que si la llamada a la Policía se hubiera producido "en alguna de las discusiones que seguro han tenido, hoy hablaríamos de otra cosa".

Añadió que hay que huir de las voces que inciden en la existencia de denuncias falsas, porque es un "jarro de agua fría" para las mujeres que no se atreven a denunciar, y defendió que si hay sospechas de falsedad se debe denunciar


  • 1