Deportes

La Arandina indulta al Alcalá en una recta final de luces y sombras

Los de Jesús Galván fueron mejores al principio y al final, aunque hasta pudieron encajar el 2-0 en dos acciones de Rubén Royo.

el 17 may 2014 / 22:17 h.

DSC_8264 El ribereño Dani encara al alcoreño Carlos Ávila en uno de sus continuos ‘latigazos’ por la banda. Foto: El Mundo de Burgos. El Alcalá cayó de forma exigua en El Montecillo de Aranda de Duero en el partido de ida de la primera ronda del play-off de ascenso a Segunda División B. Los de Jesús Galván se quedaron a medias ante una Arandina que no demostró ser tan temida como se presuponía. Los alcalareños nunca dieron por bueno el 1-0 y buscaron el gol hasta el final, aunque finalmente no pudieron y tendrán que recurrir a su fortaleza en el Ciudad de Alcalá para darle la vuelta como un calcetín a la eliminatoria. Luisma salvó a los suyos en los momentos de dudas. Jesús Galván no sorprendió a nadie con la alineación. El técnico alcoreño apostó por un 4-4-1-1 con el veloz Son en la mediapunta y Boris en ataque. El comienzo fue de ida y vuelta, algo que favorecía a los de la Avenida de Santa Lucía. Pana avisó en el minuto 3 con un disparo que salió alto y que sirvió como declaración de intenciones. La Arandina no quería que el balón fuese tan rápido de un área a otra, aunque pudo sacar tajada. Corría el 5’ cuando Gustavo Terleira cazó un pase entre líneas y se plantó solo ante Luisma, aunque el árbitro señaló fuera de juego. La cosa estaba muy animada y, en el 7’, Luisma sacó con los pies un disparo seco y mordido de Dani, que le ganó la espalda a Álex del Río. La Arandina fue creciéndose con el paso de los minutos. Apenas se había cumplido el 20’ cuando Gustavo probó fortuna con un trallazo lejano que atrapó Luisma no sin ciertos problemas. El Alcalá cumplió el guión según lo previsto. Los alcoreños querían y tenían el balón y los ribereños mordían en cada recuperación cerca del área rival. Antes de llegar a la media hora de partido, Boris acarició el 0-1 con un tiro a balón parado que salió lamiendo el poste de la meta de Javi Sánchez, que mandó a córner pese a que el balón iba fuera. La cosa estaba igualada y ninguno de los dos equipos terminaba de hacerse con el control de la situación, algo que favorecía al Alcalá. Pasada la media hora, y sin haber intervenido hasta entonces en demasía, Toni Seoane, la estrella de los ribereños, probó fortuna con un chut que atrapó Luisma a ras de césped. La afición empezó a animarse conforme fueron consumiéndose minutos. El Alcalá se puso el mono de trabajo antes de llegarse al descanso. Sin Gonzalo, que anduvo demasiado intermitente en el primer capítulo, y con Jairo Caballero demasiado apático, el cuadro de Galván apeló a su sacrificio táctico para mantener un 0-0 que valía su peso en oro. Los locales no se sentían cómodos en la transición ofensiva, ya que ni Cristian ni el cordobés De las Heras hacían daño por la banda. Sin embargo, todo se hizo trizas en el 41’, cuando Gustavo Terleira hacía el 1-0 a centro de Mato. El Alcalá se descompuso por momentos, ya que empezó a perder balones tontos en la medular y no hilaba fino arriba. Y así, con esa imagen desconcertante, se llegó al descanso. DSC_8217 La Arandina perdonó al Alcalá en la segunda parte. Foto: El Mundo de Burgos. La segunda parte comenzó de la peor manera para el Alcalá, ya que en un intervalo de 60 segundos Dani y Mato fallaron dos ocasiones clarísimas ante Luisma. Los alcalareños no estaban cómodos sobre el césped y en los primeros compases de la segunda mitad estaba mucho más cerca el 2-0 que el 1-1. El técnico visitante trató de darle otro aire al asunto con la entrada de Fernández, que relevó a un fatigado Serrano, en el 56’. Los minutos, sin embargo, fueron pasando sin que se produjeran novedades ni en el marcador ni en el cómputo de ocasiones claras, ya que los andaluces no querían arriesgar en exceso y los ribereños estaban fundidos físicamente. Así, Son no terminaba de hacer daño entre líneas y Jairo Caballero y Gonzalo no conectaban demasiado con los hombres peligrosos por dentro. Lo peor que le podía pasar al Alcalá era que no pasara nada. Y así fue hasta que en el 78’ Gonzalo perdonó el 1-1 a bocajarro ante Javi Sánchez, que le robó la cartera en última instancia. La ocasión animó al Alcalá, más fresco que los de Fede Castaños, que se fueron apagando con el transcurso de los minutos. El frío de los últimos instantes, en los que la temperatura cayó por debajo de los 16 grados, dio alas a los visitantes, que tenían más gasolina que su rival. Pero en un play-off puede pasar de todo. Y en el 83’ el recién salido Rubén Royo se topó con el larguero para hacer el 2-0. Fue la última ocasión de un encuentro que deja las espadas en todo lo alto. Ficha técnica: Arandina CF: Javi Sánchez; Cristian, Mora, Ismael, De las Heras; Toni Seoane, Durantez; Dani (Rubén Royo, m. 83), Adri (Obispo, m. 78), Mato (Antonio, m. 87); y Gustavo. CD Alcalá: Luisma; Carlos Ávila, Serrano (Fernández, m. 56), Pulido, Álex del Río; Gonzalo, Tena, Pana, Jairo Caballero; Son (Salvi, m. 74); y Boris. Árbitro: Olivera Sánchez, de Madrid. Amarilla al local Adri; y al visitante Serrano. Gol: 1-0, Gustavo (m. 41). Incidencias: 1.600 espectadores en El Montecillo.

  • 1