Cofradías

La Archidiócesis de Sevilla condena a un "falso cura" a recorrer varios kilómetros a pie

Durante cinco años este hombre habría celebrado misas en esta parroquia y alguna más del entorno de la Macarena.

el 09 may 2013 / 16:21 h.

TAGS:

El prelado insta en una carta a recuperar un estilo de vida más austero y solidario. Juan José Asenjo. La Archidiócesis de Sevilla, a través de un decreto firmado por el Arzobispo, Juan José Asenjo, ha absuelto al ciudadano ecuatoriano que  durante aproximadamente cinco años celebró misas en una parroquia del distrito Macarena suplantando la condición de sacerdote, si bien le  ha impuesto "un acto de piedad individual" consistente en recorrer varios kilómetros a pie. La institución eclesiástica, a la hora de adoptar su decisión, ha  tomado en cuenta el "arrepentimiento" de esta persona, identificada  como Angel Luis Orellana. La pena impuesta se trata, en concreto, de  una "peregrinación piadosa", según figura en el decreto. Es necesario remontarse al mes de mayo de 2012 para localizar el  momento en el que fue descubierto el caso de Angel Luis Orellana  Rodas. Y es que entonces, fue descubierto que este hombre, de  nacionalidad ecuatoriana, estaba oficiando misas en la parroquia de  Santa María de las Flores y San Eugenio, en el distrito hispalense de  Macarena, sin gozar de vínculo real alguno con las instituciones  eclesiales. En concreto, durante cinco años este hombre habría  celebrado misas en esta parroquia y alguna más del entorno de la Macarena, tras haber esgrimido ante la Archidiócesis de Sevilla  acreditaciones falsas de una diócesis de su país. La Archidiócesis de Sevilla, una vez descubierto el caso, aclaraba  que a esta persona "en ningún momento se le asignó oficio  eclesiástico alguno", esto es, que no recibió nombramiento o cargo  alguno, sencillamente se le permitió celebrar misas en esta parroquia  y alguna otra del entorno del barrio de Pío XII. La Archidiócesis, en  paralelo, daba traslado de los hechos a la Conferencia Episcopal  Española y ponía en marcha un proceso canónico a cuenta de un caso de  "suplantación de la condición sacerdotal". Ahora, la Archidiócesis ha emitido un comunicado en el que informa  de que en el asunto media un decreto firmado por el arzobispo de  Sevilla, Juan José Asenjo, como "concreción en cuatro puntos del  escrito de la Congregación para la Doctrina de la Fe relativo al  delito de simulación sacramental con respecto a los sacramentos de la  Eucarístía, Penitencia y otros sacramentos". Este decreto, según la  Archidiócesis, "considera el arrepentimiento" del aludido y le  "absuelve del entredicho 'latae sententiae' en el que incurrió por su  grave comportamiento", imponiéndole sin embargo "un acto de piedad  individual", en este caso recorrer a pié la distancia que separa  Alcalá de Guadaíra y Utrera. La Archidiócesis señala que fue elegido  este "acto de piedad individual y no uno de carácter social o  caritativo, para salvaguardar su intimidad y su fama". Señala así la Archidiócesis "la decisión absolutoria de Orellana a  la vista de su arrepentimiento". "El resto de actuaciones que se le  imponen son expresión de unos actos de penitencia previstos en el  derecho canónico y en la tradición de la Iglesia", enfatiza la  institución defendiendo "el trato exquisito dispensado en este  procedimiento".

  • 1