miércoles, 14 noviembre 2018
18:04
, última actualización
Deportes

La Armada campeona se tomará un año sabático

Nadal ya adelanta que no jugará la Copa Davis en 2012 y Ferrer viene a decir casi lo mismo.

el 04 dic 2011 / 23:07 h.

Rafael Nadal y David Ferrer, los dos jugadores que le dieron los puntos a España para conseguir la quinta Copa Davis, reconocieron tras el triunfo que llega un fin de ciclo de este equipo para el año que viene, entre otras cosas porque en el calendario aparecen los Juegos Olímpicos de Londres.

"Yo el año que viene seguro que no voy a jugar la Copa Davis, es un año olímpico y en éste he sido el que más he jugado. La planificación con Davis se hace imposible con los Juegos. El año que viene no es el adecuado. Gracias a Dios, España tiene jugadores de gran nivel que nos va a sustituir", explicó el mallorquín.

Ferrer, por su parte, llegó a considerar "imposible" que coincidan en el futuro todos los jugadores del actual equipo español "porque son muchos años y viene gente por detrás". "Tienes más edad y no aguantas tanto. No sé si es fin de ciclo, pero será difícil que coincidamos los cuatro en la Copa Davis", reiteró el alicantino, quien admitió que todos los componentes de la Armada quieren ir a los Juegos "porque es una cita muy importante que se celebra cada cuatro años".

Todas estas declaraciones se suman a las que el sábado realizó Feliciano López después de la derrota en dobles junto a Fernando Verdasco. El toledano dijo que tendría que pensarse su continuidad en el equipo español.

En cuanto a la final, Nadal confesó que sentía "emoción y felicidad", aunque quitó importancia al hecho de que suyo fuese el punto decisivo: "La felicidad es muy similar cuando lo gana otro. Esto es un equipo, es tarea de todos y hemos trabajado mucho", recordó. "Jugábamos en casa, era el último evento del año y ganar en tu país con el ambientazo que había en la pista es motivo de emoción y felicidad", dijo el número dos del mundo, quien también califico el triunfo como "muy especial" al ser muy complicado que estén en el futuro los mismos componentes.

Sobre el partido que le ganó a Del Potro, el mallorquín comentó que no le había sorprendido la fortaleza del rival. "Todo el equipo argentino es muy bueno y tuvimos que sacar todo lo mejor para superarlos", recalcó primero, para detenerse luego en Del Potro: "Es muy bueno y claro candidato a ser el número uno. El año que viene estará entre los cuatro mejores del mundo y va a ser complicado pararlo si le respetan las lesiones", advirtió.

El balear también matizó que esta final ha sido "de las más especiales" por "la forma y el ambiente". "La de 2004 también porque fue la primera, pero con los años parece que uno valora más la dificultad de las cosas. Cuando eres joven no tienes la capacidad de apreciar la dificultad y ahora se valora mucho más", explicó.

COSTA DUDA SI SEGUIRÁ. El capitán, Albert Costa, también amenaza con ser parte del desmantelamiento del equipo campeón. "Ha sido un esfuerzo muy grande durante tres años. Hemos ganado dos copas y perdimos ante Francia otra vez en cuartos", dijo el extenista, quien añadió que hablará también con el presidente de la Federación, José Luis Escañuela, para conocer sus intenciones. Por su parte, sin embargo, no sabe si continuará en el cargo. "Para mí es un honor ser capitán y agradezco al equipo por el esfuerzo tan grande que ha hecho durante todo el año", se limitó a apuntar.

  • 1