domingo, 20 enero 2019
19:36
, última actualización

La Asociación Romero y Jara de El Ronquilo elige a los mayordomos para su tradicional fiesta

el 29 abr 2014 / 21:03 h.

La recuperación de historia de un pueblo a través de sus festejos. Este es uno de los propósitos que se han marcado desde la asociación de mujeres Romero y Jara, que celebra esta tarde en su sede el sorteo público para seleccionar a la pareja de jóvenes que cumplirá un añomás este sábado con la tradicional fiesta de los mayordomos de El Ronquillo, una festividad muy antigua que en los últimos años tratan de revitalizar y de darle nuevo auge para que no se pierda, con la complicidad de los más jóvenes, para tratar de transmitir y mantener el reducto cultural heredado de generaciones pasadas en esta localidad de la comarca del Corredor de la Plata. La fiesta de los mayordomos coincide con la celebración de las Cruces de Mayo en El Ronquillo, y tendrá lugar este sábado desde las siete de la tarde. El ritual de esta cita centenaria se inicia con la espera del joven mayordomo a las afueras del pueblo. En la popular calle Cantarranas, en la periferia de El Ronquillo, el mayordomo vestido de corto aguarda sobre su caballo, la llegada de la mayordoma, que habrá de salir a su encuentro caminando desde la sede de la asociación de mujeres Romero y Jara con unas enaguas blancas y una pamela de flores, acompañada por la gente del pueblo. En la calle Cantarranas tiene lugar el encuentro entre estos dos personajes de la tradición ronquillera, y el mayordomo invita a la joven a subir a su caballo para iniciar juntos un paseo que los llevará a recorrer las calles del pueblo haciendo una visita a las diferentes Cruces de Mayo que se exponen este mismo sábado. Tras los mayordomos se desata el júbilo de los vecinos que sigue a la pareja con las mujeres ataviadas con trajes de flamenca y los hombres de corto, y entonando sevillanas y viejas coplillas. Entre estas coplas que han llegado a nuestros días destaca una que es popular entre los lugareños:«La cruz de arriba no vale ni la de abajo tampoco, la que vale es la del medio que la hemos hecho nosotros, y que digan lo que digan, a una se le ven las medias, y atrás se le ven las ligas». Con esta celebración se pone de manifiesto la confluencia de diferentes ritos religiosos y paganos en la festividad de las Cruces de Mayo, y su mantenimiento en la comarca.

  • 1