Local

La Audiencia reitera que no hay “ni una prueba objetiva” contra Samuel

Después de que el Tribunal Supremo le ordenara volver a dictar sentencia en relación a este imputado.

el 28 may 2013 / 11:40 h.

TAGS:

Samuel Benítez a su llegada hoy a los juzgados. Samuel Benítez a su llegada hoy a los juzgados. "No se dispone de un solo dato o prueba objetiva en contra de D. Samuel Benítez. No lo hemos encontrado, no los aportaron las acusaciones en su día y no deben haberlos aportado ante el Tribunal Supremo puesto que no se mencionan en la sentencia de casación”. Así de tajante se pronuncia la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla en un nuevo fallo en el que, por orden del Supremo, revisa la sentencia del caso Marta en lo referente a la absolución de Samuel, acusado de encubrir el crimen. Una absolución en la que se reafirma y que en 62 páginas justifica por la solidez de su coartada, que le sitúa en Montequinto todo el día (según los testimonios de quienes estuvieron con él y en los registros de su móvil), la ausencia de restos de su ADN en el piso de León XIII donde ocurrió el crimen y la escasa credibilidad de los testimonios de vecinos del bloque y de las inculpaciones de Miguel Carcaño –condenado a 21 años de cárcel por asesinar a Marta–, El Cuco –que cumplió tres años de internamiento como encubridor– y de su propia confesión a la Policía, no ratificada en los juzgados. El Supremo ordenó a la Audiencia revisar el fallo en lo referente a Samuel por considerar “arbitraria” e “ilógica” la fijación de la hora en la que se sacó del piso el cadáver de Marta a las 22.15 del 24 de enero de 2009, un detalle clave para “reexaminar la posible participación como encubridor” de Samuel. La Audiencia es especialmente dura ante esa exigencia de precisión cuando “ninguna de las acusaciones se pronunció con rotundidad acerca de que la salida del cuerpo tuviera lugar después de las dos de la madrugada”, como mantuvieron, ni sobre el papel de Samuel. De la acusación particular dice que “el vacío fáctico no puede ser más desolador. No dice qué hizo supuestamente cada procesado” y “es una especie de acusacion en blanco universal abierta a cualquier hipótesis”. El fiscal “sí hace un esfuerzo de concreción aunque su tesis quedó desvirtuada con las pruebas”. El tribunal se reafirma en “la hipótesis de que todo acabó en la franja horaria que determinamos” pero añade que incluso aceptando otra versión, Samuel tiene coartada “demostrada” de que estuvo en Montequinto ininterrumpidamente hasta pasadas las dos de la madrugada y tardó una hora más entre el autobús y el trayecto a pie a su casa. Para ratificar que todo acabó a las 22.15, la Audiencia se basa en que es “inverosímil” que María García llegara a las 00.15 horas al piso de León XIII a estudiar y con el cuerpo de Marta allí no llamara hasta las dos a su novio, el hermano de Carcaño Javier Delgado, ni se reuniera con él hasta las cuatro –ambos fueron juzgados y absueltos de encubrimiento–. Recuerda que ninguno de los familiares y amigos de Marta que acudieron a la casa en esas horas detectaron actividad. Y considera probado por el registro de su móvil que Carcaño estuvo en Camas desde las 00.10 –su exnovia declaró que llegó a las 22.50– hasta las 1.37 horas. Frente a las críticas del Supremo, el tribunal defiende que su sentencia concreta mucho las horas gracias al uso de los registros de los teléfonos móviles y rechaza la tesis de las acusaciones del “apagón” de teléfonos que pudieron usar los procesados para evitar ser localizados, porque Samuel registró esa noche hasta 13 llamadas de Carcaño, el Cuco y el entorno de Marta. Critica que las acusaciones “montaron la versión” de que fue en coche de Montequinto a León XIII y luego volvió a raíz de la llamada del Cuco pese a que su presencia ininterrumpida en Dos Hermanas está probada. La Audiencia no da credibilidad a los vecinos del bloque de León XIII que declararon haber visto de madrugada uno a Carcaño con una silla de ruedas y otro a dos personas sin identificar llevando un bulto en la silla a unos contenedores, en los que las acusaciones se basaron para fijar de madrugada el traslado y argumentar que Samuel tuvo tiempo de llegar desde Montequinto, un dato rebatido desde el inicio de la sentencia. Del primero sostiene en base a “datos objetivos” que se equivocó en la hora y la versión del segundo la desecha porque en el juicio negó su declaración policial y ve “falta de lógica” la idea de que se deshicieran del cuerpo tirándolo a la basura tan cerca. Tampoco le merece crédito la acusación de Carcaño ante sus “variopintas” versiones y desmonta la del Cuco con la coartada de Samuel y a falta de pruebas que la ratifiquen, igual que su autoculpación ante la Policía, no repetida ante el juez. Recuerda que según el Constitucional las declaraciones de los atestados policiales no bastan como prueba. El letrado de Samuel, Manuel Caballero, se mostró “satisfecho” por “el triunfo del principio de presunción de inocencia”. A su juicio, la Audiencia “ha venido a decir que han sido tanto la acusación particular como la Fiscalía las culpables de que no se puedan concretar” aspectos de los hechos y “no se puede condenar por meras conjeturas”. Si no aportan pruebas “no pueden acusar”. Caballero se reserva la posibilidad de emprender acciones legales contra aquellas personas y medios “que han dicho mentiras y cosas que no son” de su cliente. La nueva sentencia de la Audiencia provincial no ha pillado “por sorpresa” a la familia de Marta. El abuelo de la joven, José Antonio Casanueva, habló de “un varapalo más de la Justicia” si bien reconoció que sabían “de antemano” que la Sección Séptima de la Audiencia no iba a “rectificar”. De hecho, la familia pidió recusar al tribunal para que la sentencia fuera revisada por otros magistrados pero el TSJA lo rechazó. El padre de Marta, Antonio del Castillo, se pronunció a través de su cuenta en twitter: “Si yo tuviese que poner un titular a la sentencia que ha salido sobre Samuel, sería éste: La Sección Séptima se declara en insumisión”. Ahora, la familia tiene sus esfuerzos centrados en su recurso al archivo de la causa contra el hermano de Carcaño tras la última versión ofrecida por el único condenado por el crimen, según la cual fue Javier Delgado quien mató a Marta y ambos la enterraron en La Rinconada. Ni la Fiscalía ni el juez le dieron credibilidad. El abuelo de la joven reclamó “un careo” entre ambos hermanos y expuso que ha perdido su “confianza” en la Justicia y centra “sus esperanzas” en la búsqueda policial del cuerpo.

  • 1