Local

La Audiencia anula 'el caso Blesa'' y cuestiona “el proceder” del juez

La sala ordena el archivo de la causa por la concesión de un crédito al exjefe de la CEOE

el 19 jun 2013 / 23:00 h.

TAGS:

Blesa Pocas veces entre colegas se utilizan expresiones tan peyorativas para anular una causa por “facultades adivinatorias inusuales” de un juez o “noticias de prensa o de pasillo” como lo han hecho los magistrados de la Audiencia de Madrid que han ordenado al togado Elpidio José Silva que archive la causa que reabrió en junio del 2012 contra el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. El proceso cuestionaba la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros por parte de Blesa a Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE. Esta decisión implica que nada de lo instruido por este magistrado es legal y, por tanto, también afecta a la pieza que el juez incoó contra Blesa por la compra del Banco de Florida. Silva se basó en este caso para enviar a Blesa a prisión el pasado 5 de junio, 20 días después de decretar su libertad bajo fianza de 2,5 millones de euros. La fiscalía de Madrid pedirá hoy a Silva que libere al exbanquero. La defensa de Blesa pidió a los jueces que anularan la investigación que Silva reabrió después de que él mismo la hubiera archivado en febrero del 2010 porque el sindicato Manos Limpias no aportó ninguna prueba de la denuncia que presentó contra Blesa y Díaz Ferrán. Pero dos años después el magistrado Silva se topó, gracias a wikipedia según el auto de la Audiencia, con el estallido de la crisis y decidió actuar porque, en su opinión, “una gestión bancaria nefasta” puede ser “incriminable”. Con estos mimbres abrió un proceso contra Blesa y Díaz Ferrán que, a juicio de la sala penal, “era improcedente”. “En modo alguno ni la crisis en los Estados Unidos ni la que desde principios del 2010 afecta a Europa” pueden servir “de base a la reapertura de una causa en la que se denuncia la concesión de un préstamo”, reza el auto. Por ello, el tribunal tilda de “desproporcionada” esta decisión y rechaza que exista una conexión con otros procesos en los que se investiga la actuación de Bankia porque “no cabe derivar esta conexidad en base a noticias de prensa, de pasillo, conocimientos extrajudiciales o sospechas”. Además, reprocha a Silva que no haya aportado ningún documento que acredite sus argumentos y que el soporte documental de la concesión del crédito haya sido entregado por Díaz Ferrán cuando declaró como imputado porque el juez no recabó esta información. CRISIS ECONÓMICA Los jueces califican de “desacertado el proceder” de Silva porque ha convertido el proceso “en una causa general en busca de los responsables --al parecer Miguel Blesa y Díaz Ferrán-- de la crisis que atravesamos, y su castigo”. Además, los magistrados de la sala penal dejan sin efecto otras medidas dictadas por el juez como la personación de Manos Limpias como acusación porque “no ha sufrido personalmente” ninguna consecuencia por la concesión del préstamo. Y también anulan una serie de diligencias que reclamó al Banco de España y la intervención de los correos electrónicos de Blesa, Díaz Ferrán y de los miembros de los comités de Caja Madrid. Para el tribunal esta petición no contiene “ni el más mínimo juicio de proporcionalidad y razonabilidad” pues afecta a derechos fundamentales como “la intimidad personal y el secreto de las comunicaciones”. Este argumento será esgrimido hoy por la fiscalía de Madrid para solicitar la libertad de Blesa. Silva justificó el ingreso en prisión de Blesa por tres emails del expresidente de Caja Madrid y el exdirector financiero de esta entidad Ildefonso Sanchez Barcoj en el que hablan de un sobrante de 100 millones. Este uso de este correo ha sido anulado por la Audiencia de Madrid. Por ello, lo lógico es que Silva acuerde la libertad de Blesa hoy mismo. Si deja sin respuesta la petición del fiscal tendría que intervenir la sala de la Audiencia de Madrid, pero las cosas se le complicarían mucho al juez que ya se encuentra en una difícil situación (tiene abiertos dos expedientes que podrían acarrear la expulsión de la carrera, el traslado o la suspensión).

  • 1