Local

La Audiencia cierra el caso que lleva dos años sin juez

Finalmente será el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla el que se hará cargo de la causa que en dos años ha pasado por cinco juzgados, ante la duda de que se trate de un caso de violencia de género.

el 15 sep 2009 / 00:48 h.

TAGS:

Finalmente será el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla el que se hará cargo de la causa que en dos años ha pasado por cinco juzgados, ante la duda de que se trate de un caso de violencia de género. No obstante, la decisión de la Audiencia de Sevilla no impide un nuevo baile judicial de la denuncia.

Los antecedentes judiciales del denunciado es lo que ha llevado a la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla ha decidir que sea el primer juzgado que tuvo en sus manos el caso, el que se haga cargo de las diligencias abiertas a raíz de una denuncia por acoso y amenazas de una mujer contra un hombre, con el que mantenía una relación, porque éste supuestamente la siguió con su moto y la obligó a salir del vehículo golpeándolo.

Según explicaron fuentes judiciales, existen denuncias anteriores y todas se resolvieron por juzgados de Instrucción, incluso en una ocasión el denunciado fue condenado por una falta, "sin que nadie se opusiera". Es más, el Juzgado de Violencia número 1, también se inhibió del caso en esta ocasión, ya que ambos admitieron que "sólo" eran amigos y que "la relación fue efímera y sexual". Éste es, además, el argumento que sostuvo la Fiscalía de Sevilla en la vista celebrada el pasado viernes para debatir la cuestión de competencias.

Por este motivo, la Audiencia ha decidido que sea Instrucción 6 el que se encargue del caso, si bien esto no evita que de nuevo se pueda producir un baile judicial. Y es que una vez que se inicie la investigación, hasta el momento sólo se ha tomado declaración al denunciado, si la juez entiende que existe una relación de pareja entre ambos, "puede inhibirse" y enviar la causa de nuevo a Violencia contra la Mujer, pues la Audiencia se basa en los antecedentes.

La estabilidad o no de esta relación es la que provocó que el caso rulara de un juzgado a otro durante dos años. En total, ha pasado por las manos de cinco jueces de Instrucción -los del número seis, 17 y el cuatro- y dos de Violencia -el uno y el tres-, y se han abierto varias diligencias de investigación con distintos números, pese a que no se ha iniciado ninguna actuación.

El número 6, que estaba de guardia el 11 de febrero de 2006, entendió que se trataba de una pareja y, por tanto, un caso de malos tratos, de ahí que lo enviara a Violencia número 1. Sin embargo, la juez consideró que no había tal relación y lo devolvió. Pasó entonces por Instrucción 4 y de ahí al número 17, que lo mandó al primer juzgado. Éste vuelve a enviarlo a Violencia pero, por error, llega al número 3 en lugar de al 1. Lo remiten entonces a Instrucción 6 que otra vez lo pasa al de Violencia 1. Finalmente, éste lo pasa otra vez al número 6 para que plantee la cuestión de competencia.

  • 1