Local

La Audiencia ordena juzgar como homicidio el asalto al cuartel de la Guardia Civil

el 11 nov 2010 / 13:47 h.

TAGS:

Entorno del cuartel de Los Montecillos donde ocurrieron los hechos.
La Audiencia de Sevilla ha ordenado tramitar como una tentativa de homicidio, y no un simple delito de lesiones, el apuñalamiento sufrido por un guardia civil durante el ataque de cuatro personas a su cuartel de Los Montecillos en Dos Hermanas (Sevilla).

La Audiencia ha atendido así el recurso de los guardias civiles que ejercen la acusación particular por el ataque de cuatro hombres contra el cuartel, realizado el 10 de octubre de 2009, y ha considerado que el caso debe tramitarse como un presunto homicidio en tentativa, además de los delitos de lesiones, atentado a la autoridad y desórdenes por los que ya están imputados.

Fuentes del caso han informado a Efe de que el juzgado de Dos Hermanas (Sevilla), que en principio calificó el ataque como un delito de lesiones, ha incoado un sumario por homicidio en tentativa y ha tomado declaración de nuevo a los imputados, que permanecen encarcelados.

El acusado J.H.G., de 50 años, y sus hijos P.H.R., M.H.R. y J.H.R. están acusados de la agresión presuntamente realizada el 10 de octubre de 2009, cuando un grupo de vecinos de una barriada colindante comenzó a tirar piedras contra el cuartel de la Guardia Civil de Los Montecillos.

Cuatro o cinco agentes salieron para intentar disuadir a los agresores y, cuando regresaban hacia las instalaciones, uno de los guardias se rezagó y fue golpeado con un palo en la cabeza y otro agente fue apuñalado en la mano.

La acusación particular entendía que, del relato de los hechos realizado en el auto de incoación de procedimiento abreviado "se desprende claramente un presunto delito de homicidio en tentativa", pues relata que uno de los imputados intentó apuñalar a un agente por la espalda.

La Fiscalía de Sevilla, por su parte, ha calificado los hechos como delitos de atentado a la autoridad y lesiones con utilización de medios peligrosos, por los que ha pedido nueve años de cárcel a cada acusado.

Los dos guardias lesionados quedaron hospitalizados y uno de ellos fue operado para colocarle placas en la mano y el tobillo, mientras que su compañero sufrió un traumatismo craneoencefálico derivado del golpe con un palo, además de laceraciones en las manos y abdomen.

Por la agresión fueron detenidos los hermanos pero el padre permaneció fugado durante seis meses hasta que fue localizado en abril de 2010 en la misma barriada, ocasión en la que primero ignoró el alto que le dio la Policía Nacional y luego varias decenas de personas agredieron a los agentes.

  • 1