Local

La Audiencia rechaza anular la condena a Ortega Cano

Insiste en la validez de la prueba de alcoholemia realizada al extorero.

el 28 mar 2014 / 16:16 h.

TAGS:

ortega-cano-portadaLa Audiencia Provincial de Sevilla ha rechazado el incidente de  nulidad planteado por el extorero José Ortega Cano contra la  sentencia que lo condenó a dos años y medio de cárcel por provocar el  accidente en el que falleció Carlos Parra y que consideró probado,  además, que había cometido un delito contra la seguridad vial en su  modalidad de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, la Sección  Primera de la Audiencia confirma la sentencia que emitió en diciembre  de 2013 y rechaza la nulidad solicitada por el abogado de Ortega  Cano, que entendía que la Audiencia había modificado los hechos  declarados probados "con agravación de la punición y de su situación  personal, en base a valoración de pruebas personales" y "sin respetar  las garantías de inmediación y contradicción". El letrado puso de manifiesto que la Sección Primera condenó a su  cliente por un delito del que había sido absuelto por la juez de lo  Penal, todo ello además sin haber oído al acusado en segunda  instancia y sin que se acredite en qué momento supuestamente ingirió  el alcohol, "incurriendo en contradicción e incongruencia omisiva en  su fundamentación al haber considerado acreditado que conducía con  una tasa de alcohol superior a la establecida y simultáneamente que  no ingirió alcohol ese mismo día". La Audiencia considera que "el carácter excepcional" del incidente  de nulidad "expulsa de su ámbito las discrepancias del recurrente con  la fundamentación jurídica de la sentencia y no está concebido para  introducir una especie de réplica y dúplica entre recurrentes y  tribunal que devendría en inacabable". Al hilo, dice que "el principal reproche" alegado por el abogado  de Ortega Cano "va dirigido a la admisión de uno de los motivos de  los recursos presentados" por Fiscalía y acusación particular,  ejercida por los abogados Luis Romero y Andrés Avelino Romero, "y que  no es otro que el de reputar acreditado que el acusado conducía con  una tasa de alcohol superior a la prevista" legalmente. LA CADENA DE CUSTODIA DE LA SANGRE Al hilo de ello, subraya que el tribunal, "frente a los  pronunciamientos de la juez de lo Penal, ha concluido que el acusado  conducía con una tasa de alcohol que permitía su condena por este  solo motivo, y, no como interesadamente se desliza en algunos  párrafos del escrito, porque su conducción se viera afectada por la  previa ingesta de alcohol que mermara sus facultades", lo cual "se ha  debido a que llegamos a una distinta conclusión sobre la regularidad  de la cadena de custodia de las muestras de sangre existentes". Y es que la Audiencia consideró que "no se quebró" la cadena de  custodia de la sangre extraída y analizada posteriormente por el  Instituto Nacional de Toxicología, cuyo análisis arrojó un resultado  de 1,26 gramos de alcohol por litro en sangre, mientras que la juez  de lo Penal absolvió al extorero de este delito "porque, considerando  que no se había respetado la cadena de custodia de las muestras de  sangre, no era posible considerar las tasas de alcoholemia que arrojó  el análisis de tales muestras". "Cuando no constan deficiencias en la cadena de custodia,  precisamente lo que ha de probarse es su irregularidad", asevera el  tribunal, que concluye que, "en suma, se trataba de una cuestión  jurídica de interpretación de la normativa aplicable a la cadena de  custodia que no precisaba de la valoración de pruebas personales,  tratándose de un debate jurídico al que personalmente el acusado nada  podía contribuir, por lo que su intervención resultaba innecesaria". El tribunal, en este sentido, subraya que "ha reputado innecesaria  la audiencia del acusado y la celebración de vista, no sólo porque  las pruebas que fueron planteadas para su celebración ante este  tribunal fueron denegadas, sino porque la misma resultaba innecesaria  y nada podía aportar", dice la Audiencia Provincial. A su juicio, "no existe la incongruencia interna que se atribuye a  la sentencia pues una cosa es conducir con una determinada tasa de  alcoholemia y otra hacerlo bajo la influencia de una previa ingesta  de alcohol". "NEGLIGENCIA" DE LA DEFENSA Además, y en cuanto al fondo, afirma la Audiencia que "ha de  rechazarse también la supuesta indefensión que se alega en el  recurso, pues no cabe sostener tal alegación cuando la falta de  oportunidad de presentar alegaciones o pruebas no se debe a defecto  procesal alguno ni a la actuación del órgano judicial, sino a la  propia inactividad o negligencia de la parte". Hay que recordar que la juez de lo Penal número 6 de Sevilla se ha  opuesto hasta en dos ocasiones a la petición planteada por el  extorero para que se suspenda su ingreso en prisión mientras se  resuelve su petición de indulto y el recurso de amparo presentado  ante el Tribunal Constitucional contra la sentencia que lo condenó,  por lo que ahora será la Audiencia la que deba resolver sobre el  particular.

  • 1