miércoles, 21 noviembre 2018
19:10
, última actualización
Local

La ‘ausencia’ de Arenas da juego a los socialistas

La primera semana de campaña delata dos estilos: el PSOE busca agitación y recuperar votos frente a un PP que no arriesga ni se expone

el 13 mar 2012 / 21:18 h.

TAGS:

Un cámara enfoca un atril vacío en el debate de Canal Sur la noche del pasado lunes. / samara calero (atese)

Un candidato en campaña va en una montaña rusa. Una caravana electoral es lo más parecido que puede encontrarse en versión política de un Gran Hermano. Políticos, asesores y periodistas que los siguen, muchas horas en la carretera, metidos en un microclima que en el peor de los casos degenera en síndrome de Estocolmo. Hechos que en otros momentos no harían la más mínima mella en el ánimo del aspirante, en estas dos semanas se magnifican. Otra cosa es si el votante se deja influir por los acontecimientos y los mensajes de la campaña o tiene su voto decidido de antemano, como indican los expertos.

El estado de ánimo de los socialistas a punto de cumplirse la primera semana de campaña es bueno. El de los populares, también. El PSOE siente que la campaña le está saliendo razonablemente bien para la situación de la que partía y a pesar de la dimensión de un escándalo de corrupción como el de los ERE. La encuesta del CIS en el inicio, dejando abierta la puerta a una posible coalición PSOE-IU que se hiciera con el poder, les dio oxígeno. Lo mismo que la convocatoria de una huelga general o el debate del lunes en la cadena pública al que Javier Arenas decidió no asistir en un cálculo muy conservador, para no arriesgar, difícil de comprender para muchos.

El PP también está satisfecho. Cree que avanza firme hacia San Telmo sin dar traspiés. Son dos enfoques diferentes. Griñán buscando ruido y agitar lo suficiente a su electorado como para recuperar votos. Arenas intentando no dar que hablar, cultivando su faceta de hombre moderado y de centro, aferrado al mensaje que dieron los andaluces en las urnas en las municipales y en las generales: cambio. Andalucía, dicen en el PP, ha perdido el miedo a la derecha que tanto regó el PSOE durante estos años. Sienten que lo tienen todo hecho. Los socialistas, en una carrera intensa, empiezan a tener la sensación de que si les dieran más tiempo amarrarían el Gobierno. A unos les sobra campaña y otros querrían una prórroga.

Ayer Griñán recaló en San Vicente. En la sede socialista estuvo la mayor parte del equipo de campaña y el balance que hicieron es muy positivo. La incomparecencia de Arenas en el debate electoral de Canal Sur les ha dado alas. El líder popular les ha brindado un guión donde caben todos los mensajes que llevan meses lanzando contra su perfil político. Griñán fue muy claro: "Quien no da la cara ante los ciudadanos en un debate no dará la cara defendiendo a Andalucía". En su opinión, Arenas conculcó "un derecho estatutario y faltó el respeto a los ciudadanos". Cobardía, debilidad, falta de credibilidad, soberbia fueron algunas de las medallas que los socialistas le colgaron a un candidato al que llamaron "mentiroso" o "fullero". En el PSOE están convencidos de que Arenas se ha equivocado al no asistir a Canal Sur. Con una media de 358.000 espectadores, Griñán defendió que es "el mejor mitin" que se puede dar. Diego Valderas (IU) también dijo sentirse "ganador".

Arenas ni lo vio. Según contó le pilló en el coche. "Alguien se equivocó ayer gravemente y no fui yo", señaló. Su respuesta es presentarse como víctima y no asumir que fue él quien decidió no ir. Volvió a decir que le "expulsaron" del encuentro televisivo por no querer que se celebrara fuera de la RTVA, donde se negó a acudir por falta de neutralidad. "Se ha cometido un gravísimo error". Su oferta a debatir en TVE o en otros cuatro medios privados sigue en pie, aunque sin énfasis. Griñán rechazó, tras el plante a la cadena pública andaluza, acudir a otro medio. El PP no irá a ningún debate de Canal Sur. Ayer se emitió un encuentro sobre empleo con dos curiosos protagonistas: el consejero Manuel Recio, y el candidato de IU Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Todo apunta a que el PP tratará de pasar página del debate cuanto antes. En el equipo de Arenas calculan que esto no influirá "en absoluto" en el resultado electoral. El PSOE sí cree que mueve otro poco la foto fija que llevan meses arrojando las encuestas con un PP apuntalando la mayoría absoluta. Ayer Griñán siguió con sus encuentros sectoriales. En Cádiz tocaron los regantes. Los socialistas creen que esa fórmula de sentarse a la mesa con colectivos y oír sus problemas funciona. Es lo que lleva haciendo Arenas cuatro años y por eso en el PP consideran que un debate televisado que arruine su trabajo no le hace ni falta.

  • 1