Local

La autopista del quinario

El colapso que sufrió esta semana la A-49 no hace más que confirmar que los problemas de esta artería de comunicación del área metropolitana están lejos de solucionarse y que, 15 años después de su inauguración, sigue sin responder a las expectativas que creó. Hasta cinco proyectos están pendientes de ejecutarse en la vía. Foto: El Correo.

el 15 sep 2009 / 11:42 h.

TAGS:

El colapso que sufrió esta semana la A-49 no hace más que confirmar que los problemas de esta artería de comunicación del área metropolitana están lejos de solucionarse y que, 15 años después de su inauguración, sigue sin responder a las expectativas que creó. Hasta cinco proyectos están pendientes de ejecutarse en la vía.

La autopista del V Centenario es la mayor preocupación actual en materia de comunicaciones en el área metropolitana, dado que aunque la SE-30 soporta todavía más tráfico, la solución se vislumbra en el horizonte para la ronda de circunvalación con la construcción en marcha de su sucesora: la SE-40.

¿Pero qué esperanza hay para una autopista que soporta en el área metropolitana casi 60.000 vehículos en dirección a Sevilla y otros 50.000 en sentido contrario de intensidad media de tráfico diario? Hasta cinco proyectos para mejorarla están pendientes de ejecutarse: completar el tercer carril hasta Sanlúcar la Mayor, obra a punto de adjudicarse; las obras de rehabilitación de los 31,5 kilómetros de la vía por Sevilla, que empezarán en breve; la reconstrucción de los puentes entre Castilleja de la Cuesta y Tomares y entre este municipio y Camas sobre la carretera, en marcha; la mejora de los accesos en los puntos críticos, todavía en estudio; y la colocación de paneles contra el ruido que soportan las viviendas, sin fecha.

Respecto a la ampliación del tercer carril hay que remontarse hasta 2002 para entender que la ruta Sevilla-Huelva se concibió mal desde el principio. Ese año se constituyó una plataforma ciudadana -donde, entre otros, estaban presentes CCOO, UGT, la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos, Facua, UCE, la Unión Sevillana del Taxi, Fedanismer y Fandabus- para reclamar el tercer carril originalmente previsto, y consiguieron que el Ministerio de Fomento cediese.

Desde entonces ha ido ampliándose por tramos, primero hasta Bormujos y, en las obras que están a punto de adjudicarse, hasta Sanlúcar la Mayor. Su demandada ejecución, eso sí, supondrá nuevos atascos. Pero sin duda es una inversión urgente en una carretera que cada verano -o puente importante- se viste de conos naranjas para señalar un tercer carril provisional con el que aliviar el tráfico hacia la costa.

En cuanto a los trabajos de rehabilitación, según la empresa que los ejecutará, Matías Arrom Bililoni, se harán siempre de noche para incidir lo menos posible en la siempre complicada circulación de esta carretera.

Entre tanto, las obras de los puentes están muy avanzadas. Consisten en la demolición y reconstrucción de dos pasos superiores, uno de ellos precisamente a la altura de Ikea y Airesur, el punto más crítico. El objetivo es aumentar la seguridad vial y la fluidez del tráfico, y se adaptarán a la normativa vigente los gálibos -uno de ellos resultó dañado en su día por un camión por su baja altura- y las distancias mínimas de aceleración y deceleración de los ramales de entrada y salida. Pero estas actuaciones, pese a las medidas para paliar su incidencia, también están dificultando el tráfico.

Túneles. La otra pelea está en los accesos. Por un lado, en los citados centros comerciales, donde el aluvión de clientes provoca numerosas retenciones, como la de esta semana que duraron más de 10 horas y superaron los 20 kilómetros. El proyecto incluye tres rotondas, el desdoble del acceso de entrada desde la A-49, con uno de los carriles subterráneo y una entrada directa -a distinto nivel- a Ikea desde la autopista, además de otro carril para la salida con un túnel. Hace dos años que se habla de ello. Después de un informe negativo de la Demarcación General de Carreteras, se mejoró, y el Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta ultima su tramitación.

Por otro lado, están las mejoras en los accesos que piden los consistorios de Bollullos de la Mitación, Umbrete y Espartinas. Fomento prometió a los alcaldes, tras una misiva conjunta, que se reunirían este otoño.

Finalmente, la otra gran demanda de los alcaldes del área de influencia de la autopista, la colocación de paneles contra el ruido, sigue sin respuesta en firme.

  • 1