Local

La autopsia descarta que la víctima del atropello del Polígono Store fuera embestida varias veces

el 24 may 2011 / 13:19 h.

TAGS:

La autopsia realizada al cadáver de Manuel A.G., el joven que  falleció el pasado mes de diciembre de 2010 tras ser atropellado por  un vehículo en el Polígono Store de la capital hispalense, ha  descartado que el detenido por estos hechos, identificado como Juan  Francisco Gámez Durán, embistiera varias veces con el coche a la  víctima, según han informado a Europa Press fuentes del caso.  

En este sentido, las mismas fuentes han precisado que, en el  informe de la autopsia elevado al Juzgado de Instrucción número 14 de  Sevilla, los médicos forenses hablan de etiología "accidental", pues,  según su relato, únicamente presentaba un fuerte golpe en la cabeza  que se podría haber producido tras ser embestido por el vehículo  referido y caer al suelo.  

Según las fuentes consultadas por Europa Press, los forenses dicen  en su informe de autopsia que la víctima no presentaba lesiones en  piernas, tórax ni ningún órgano vital, y únicamente contemplan un  golpe en la cabeza que se podría haber producido una vez cayó al  suelo tras ser embestido en el costado por el coche del detenido, que  se encuentra en prisión desde el pasado día 14 de diciembre.  

Precisamente, el abogado del detenido pidió recientemente la  libertad de su representado, lo que fue rechazado por el juez  instructor Manuel Ignacio Centeno, atendiendo de este modo a lo  planteado por la Fiscalía. Tras ello, el letrado ha interpuesto ante  el propio Juzgado un recurso de reforma subsidiario de apelación  contra la decisión del juez de mantener en prisión a su cliente.  

Hay que recordar que, en diciembre de 2010, el juez instructor  acordó el ingreso en prisión provisional sin fianza del detenido,  atendiendo de este modo la petición realizada a tal efecto por la  Fiscalía, quien le imputa un delito de homicidio o asesinato y dos  contra la seguridad vial, uno por circular bajo los efectos del  alcohol y el segundo por conducción temeraria, ya que "todos" los  testigos coincidieron en señalar que dio un "volantazo" que derivó en  el atropello mortal de Manuel A.G..  

EN LIBERTAD CON CARGOS EL COPILOTO

De igual modo, el juez acordó dejar en libertad con cargos,  imputado por un delito de omisión del deber de socorro, al joven de  24 años que acompañaba en el vehículo al principal imputado, quien  durante su declaración judicial dijo que, tras mantener una discusión   con el grupo de personas que iba con la víctima, tuvieron que huir  del lugar "para que no se les echaran encima", y que fue durante la  huida, a unos "30 o 40 metros" de la trifulca, cuando atropellaron a  la víctima.  

El copiloto, identificado como J.M.C.H., señaló entonces al juez  instructor que él no pudo ver el atropello debido a que en ese  momento "iba mirando hacia atrás", concretamente al grupo de personas  que supuestamente los perseguían, y que "les llegaron a tirar sillas  y botellas", un testimonio que, según las fuentes, "coincide  completamente con el dado" por el conductor del coche, pero no así  con el de los testigos, que defienden que se produjo un "volantazo"  que tuvo como consecuencia el atropello.  

Así, el conductor y principal imputado por el atropello afirmó en  su declaración judicial que, durante la cena de Navidad organizada  por la empresa panadera en la que trabaja en un salón de  celebraciones del Polígono Store, se originó una discusión en el  interior del establecimiento con otro grupo de personas --en el que  estaba el fallecido--, algunas de las cuales supuestamente había  "sustraído o roto" el espejo retrovisor del coche del principal  imputado.  

ATROPELLO "FORTUITO"

En un momento dado, Juan Francisco Gámez "fue a pedir  explicaciones" al grupo del fallecido, momento en el que se inició la  discusión "y dos chicas que estaban allí le dijeron que se marchara,  que le iban a matar", por lo que "inmediatamente" abandonó el local  acompañado por el otro imputado al objeto de coger el vehículo y  "huir" del lugar, ya que "hasta 15 personas" los siguieron hasta el  exterior del establecimiento "y comenzaron a tirar sillas y botellas"  contra el turismo. Tras ello, arrancó y atropelló "de manera  fortuita" a la víctima.   

El conductor, que admitió que esa noche había bebido alcohol pero  que cogió el coche "por miedo", aseguró que no vio al atropellado  "porque iba mirando una y otra vez hacia atrás", y que sintió  únicamente el impacto. Posteriormente, se dio a la fuga "porque se  asustó y porque lo estaban persiguiendo en dos vehículos",  dirigiéndose hacia su casa.

  • 1