Local

La avalancha rumana

Las últimas adhesiones de nuevos países a la Unión Europea están modificando la proveniencia de los flujos migratorios. Ejemplo de ello es el caso de Rumanía. Durante los primeros nueve meses de 2007, la presencia en España de inmigrantes procedentes de este país se ha duplicado en número.

el 14 sep 2009 / 20:01 h.

TAGS:

Las últimas adhesiones de nuevos países a la Unión Europea están modificando la proveniencia de los flujos migratorios. Ejemplo de ello es el caso de Rumanía. Durante los primeros nueve meses de 2007, la presencia en España de inmigrantes procedentes de este país se ha duplicado en número.

A 30 de septiembre de este año, había registrada en España una colonia de 505.670 rumanos, mientras que a finales de 2006 la cifra era de 211.325. Son datos oficiales del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que informa además del caso contrario, el de los colombianos y los ecuatorianos. Más de 10.000 ciudadanos de Ecuador han dejado España en el tercer trimestre del año, así como algo más de medio centenar de colombianos.

De los nuevos registros de rumanos, sólo 16.477 de ellos han cambiado a lo largo de este año su régimen de residencia general (inmigrante) al comunitario (ciudadano de la UE). Esto quiere decir que los casi 300.000 registros nuevos corresponden a rumanos que, o bien residían en España de forma irregular o bien han llegado por primera vez este año desde Rumanía. Con estos datos, la rumana se convierte en la segunda nacionalidad legal más numerosa en España, sólo por detrás de los 655.123 marroquíes que viven en el país.

Pero los nuevos rumanos que viven en España no sólo vienen de su país. España acoge a más de la mitad de los rumanos y búlgaros en edad de trabajar que residen en otros países de la Unión Europea, según datos de 2007 divulgados por la Comisión Europea. Italia, que ha aprobado recientemente un decreto ley urgente para expulsar a ciudadanos de la UE por motivos de seguridad -y que afecta especialmente a los inmigrantes rumanos- acoge a 241.000 trabajadores de ese país. Sin embargo, las autoridades españolas creen que las expulsiones en Italia no tendrán efectos negativos en un aumento de la inmigración a España desde el país balcánico.

En cualquier caso, las cifras ponen de manifiesto que cada vez más la composición de los flujos migratorios está experimentando un cambio a favor de los ciudadanos europeos, en su mayoría comunitarios, y en detrimento de los latinoamericanos. Estos últimos vieron dificultada su entrada en España a través de la imposición de visado de turista por parte de la UE. El visado, no obstante, explicaría una ralentización en la llegada de nuevos residentes, pero no necesariamente su marcha. En el caso de los colombianos, este pequeño descenso en la colonia se explica aún menos teniendo en cuenta que son los primeros peticionarios de asilo en España, lo que indica su interés en seguir viniendo. De cualquier forma, estas disminuciones no han impedido que la colonia de latinoamericanos haya crecido este año.

  • 1