viernes, 22 marzo 2019
14:55
, última actualización
Local

La avenida Miguel de Cervantes estrena farolas

La avenida Miguel de Cervantes tiene desde la noche del pasado lunes nuevo alumbrado público. Se trata de faroles que sustituyen a los clásicos de estilo fernandino -que tenían más de 20 años de antigüedad- y cuya instalación supone ahorro de energía y de emisiones contaminantes a la atmósfera.

el 15 sep 2009 / 20:34 h.

TAGS:

La avenida Miguel de Cervantes tiene desde la noche del pasado lunes nuevo alumbrado público. Se trata de faroles que sustituyen a los clásicos de estilo fernandino -que tenían más de 20 años de antigüedad- y cuya instalación supone ahorro de energía y de emisiones contaminantes a la atmósfera.

Esta avenida es la arteria principal de la ciudad y una de las vías más importantes de acceso al casco antiguo de Écija, ya que comunica la plaza de España, conocida popularmente como el Salón, con el bulevar de la antigua autovía N-IV y con la barriada de La Alcarrachela. Es también la calle que concentra el mayor número de negocios del sector servicios en esta parte de la cuidad de las torres.

En el carácter eminentemente comercial de esta avenida radica la importancia de la nueva iluminación instalada, "un equipamiento que dé cabida a esta constante afluencia de personas y vehículos", según señaló el Ayuntamiento de Écija.

Las nuevas farolas de Miguel de Cervantes costaron 152.822 euros. La obra fue financiada al 50% por las arcas municipales y la Junta de Andalucía, a través del III Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía, cuyo objetivo es, precisamente, la consolidación y revitalización de espacios ejes comerciales como esta vía.

La empresa responsable de la obra es Etralux SA que instaló columnas de nueve metros de altura con luces a ocho metros para la calzada y a cinco metros para las aceras, lo que permite salvar el arbolado de la calle, una de las causas de la mala iluminación de la misma, al provocar sectores oscuros.

La nueva instalación supone un ahorro de energía al sustituir puntos de luz de 400 vatios por otros de 150 y 100. También se cambian las antiguas lámparas de vapor de mercurio altamente contaminantes, por lámparas de vapor de sodio con alta presión.

  • 1