Economía

La ayuda de Bruselas para paliar el 50% de las pérdidas no convence

La propuesta de la CE pasa de 150 a 210 millones, cifra que administración y organizaciones agrarias siguen viendo escasa.

el 08 jun 2011 / 15:15 h.

Decenas de personas se afanaron en hacerse con parte de los 40.000 kilos de hortalizas que la organización agraria COAG repartió ayer en Madrid.

Nuevamente insuficientes. Los 210 millones que ayer propuso el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, frente a los 150 de la víspera para cubrir en torno al 50% de las pérdidas de los agricultores europeos -mayoritariamente españoles- por la crisis del pepino se quedaron cortos, con lo que las administraciones y las organizaciones agrarias reclamaron a Bruselas un mayor esfuerzo.

Y es que, según las cifras de COAG , que ayer repartió gratis 40.000 kilos de frutas y hortalizas en Madrid para pedir la confianza del consumidor en la huerta española, las pérdidas sólo en el sector agrario español superan los 350 millones, por lo que exigió a Bruselas que ponga sobre la mesa como mínimo 1.000 millones, ya que "el problema no ha terminado".

La nueva propuesta de la CE amplía de tres a cinco la lista de hortalizas cubiertas por estas ayudas, al sumar calabacines y pimientos a pepinos, tomates y lechugas como productos más perjudicados por el temor de los consumidores y la caída de las ventas. Un apoyo tanto para los agricultores adscritos a organizaciones agrarias como para los independientes que hayan sufrido esta crisis desde el 26 de mayo hasta el 30 de junio.

La ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Rosa Aguilar, trasladó ayer dos apreciaciones, por un lado que la oferta supone "un avance importante" aunque "insuficiente" y, por otro, que "hay que dejar la puerta abierta porque todavía no se conoce el origen del brote de la bacteria y el daño no ha cesado".

Ciolos planteó el martes 150 millones para cubrir en torno al 30% de las pérdidas, pero tras escuchar el rechazo de los ministros de Agricultura de la UE en una reunión extraordinaria en Luxemburgo, se comprometió a "revisar al alza" su oferta.
Nueve delegaciones, entre ellas España, Francia y Alemania, la consideraron "insuficiente" y exigieron compensaciones del 90 o 100% del valor de la mercancía tirada.

"La prioridad es ayudar a los productores de verduras lo más rápido posible", dijo el comisario tras recalcar que "x euros pagados a pocos días o semanas de la crisis tiene un valor diferente al que se paga un año después" y confió en que los 27 den su visto bueno a la propuesta el próximo martes "porque los agricultores necesitan la ayuda ahora".

El objetivo es que a finales de mes los agricultores notifiquen a las autoridades nacionales el valor de sus pérdidas y que las ayudas estén disponibles "en la tercera semana de julio", según fuentes comunitarias.

Ciolos explicó que el dinero para este "plan de urgencia" saldrá de las arcas comunitarias, en concreto de la Política Agraria Común (PAC) , pero advirtió de que hay otros "mecanismos adicionales" a los que pueden acogerse los agricultores integrados en organizaciones de productores y, en función del país y hortaliza, sumar otro 20% de compensaciones para llegar "hasta un máximo del 70%" de la pérdida.

Con esta segunda propuesta, el Ejecutivo comunitario calcula una compensación de 24 céntimos por kilo para los productores de pepino en España. Será la única compensación europea para un agricultor independiente, pero se podrá sumar a otros 18 céntimos por kilo que permite la PAC para los integrados en asociaciones de productores (un 32% en España).

Preguntado por la posibilidad de revisar la cifra y la lista de alimentos cubiertos, el comisario subrayó que a final de junio se examinará la situación: "Veremos entonces en qué punto estamos y si hay necesidad de ajustar esta cifra". Ciolos se quejó de que el margen del Ejecutivo comunitario está "muy limitado" y precisó que cuando se evalúen las necesidades reales a final de mes, "si hace falta y si hay medios financieros, se podría contemplar movilizar otros recursos". "Hemos hecho un gran esfuerzo", recalcó.

Y he ahí donde podrían tener cabida las reclamaciones de la fruta de hueso, sobre la que también se ha dejado sentir la crisis.

Sin embargo, desde Andalucía, los sindicatos UGT y CCOO lamentaron que ni el Gobierno central, ni la Junta, ni las instituciones europeas se estén preocupando por compensar las pérdidas a "miles" de trabajadores y que se traducirá en la imposibilidad de muchos para cobrar las prestaciones por desempleo.

La UE aprovechará la cumbre bilateral de hoy y mañana con Rusia para exigir que levante el veto a las verduras europeas.

Aguilera: "Si hubiera sido yo, dimitiría"
En Andalucía, la comunidad más afectada, la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, compareció en el Parlamento para recopilar, paso a paso, cuál ha sido la actuación del Gobierno andaluz en esta crisis y consideró que el incremento de las ayudas sigue siendo "claramente insuficiente".

Aguilera agregó el siguiente mensaje: "Me da igual que la senadora de Hamburgo sea socialista. Si yo hubiera estado en su lugar, dimitiría, porque se ha equivocado y ha causado mucho daño a mucha gente".

Aprovechó para pedir "unidad" para llevar la indignación de Andalucía al Consejo de Ministros de la UE. Pero no pudo ser. Los populares, encabezados por Esperanza Oña, acusaron a la Junta de haber actuado con mucha lentitud.

  • 1