Economía

La bajada de los alimentos lleva de nuevo la inflación andaluza a mínimos

El aceite de oliva, las patatas y las verduras son los productos que más se abaratan en el último año, mientras que los gastos de la vivienda arrojan los mayores encarecimientos debido a la luz.

el 13 jun 2014 / 22:58 h.

TAGS:

El abaratamiento de los alimentos, en no pocos casos muy acusado, permitió que la inflación andaluza no bajara ni subiera en mayo pasado, colocando su tasa anual en el 0,1 por ciento. En lo que va de 2014, el Índice de Precios de Consumo (IPC) ha descendido en la comunidad en tres décimas, despertándose de nuevo el temor a la deflación, si bien ayuda a los depauperados hogares. El grupo de alimentación y bebidas no alcohólicas redujo su IPC un 0,5 por ciento en mayo con respecto a abril, un 1,2 por ciento desde enero y un 0,7 por ciento en su tasa interanual. Los datos por rúbricas (productos) ofrecidos por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía revelan caídas relevantes desde enero en patatas (13,1 por ciento), legumbres y hortalizas frescas (12,8 por ciento), aceites (10,2 por ciento), azúcar (7,6 por ciento), frutas frescas (6,6 por ciento) y huevos (3,4 por ciento). Y entre los pocos aumentos, la carne de vino (5,4 por ciento), crustáceos, moluscos y preparados de pescado (4,3) y la leche (4,2). Con todo, el alimentario no fue el grupo que más se abarató, sino el conformado por el ocio y la cultura: un 1,8 por ciento en tasa mensual. Menaje y comunicaciones redujeron su índice una décima sobre abril, se estancaron bebidas alcohólicas y tabaco, vivienda (alquiler y gastos), enseñanza y hoteles, cafés y restaurantes. En cambio, subieron medicina (el 0,2 por ciento), transportes (0,1) y, sobre todo, el vestido y calzado (2,3, en ausencia de rebajas). En el último año, el índice que se incrementa más es el de la vivienda, un 3,4 por ciento. ¿Por qué? Fundamentalmente por ese 5,3 por ciento arrojado por calefacción, alumbrado y distribución de agua –en suma, por la luz–, que entre las 57 rúbricas que componen la estadística de la inflación es la tercera que más sube, tan sólo precedida por las frutas en conserva y los frutos secos (5,9) y la carne ovino (5,5). Le siguen el transporte público interurbano (3,5 por ciento), la leche (3,6), la universidad (3,3) y el tabaco (3,1). Lo que más se abarata en tasa interanual: los aceites (sobre todo el de oliva), un -11,8 por ciento, las legumbres y frutas frescas, -10,6 por ciento, las patatas, un -9,9 por ciento, el azúcar, un -7,1 por ciento, y las comunicaciones, el -5,9 por ciento. Por tanto, cabe apreciar que la alimentación toma el relevo de las bajadas de precios a la tradicional guerra entablada entre las operadoras de telefonía. Y Sevilla provincia. Dos décimas bajó el índice en mayo respecto a abril y tres desde enero, para así quedar la tasa interanual del IPC en el 0,1 por ciento. Dentro del capítulo de reacciones, la Consejería de Economía consideró que la evolución de los precios en Andalucía en mayo es «acorde» a lo que se observa en la economía española –estancamiento mensual en mayo y 0,2 por ciento de tasa interanual–, con índices de inflación en niveles «muy moderados». El departamento de José Sánchez Maldonado consideró que, en esta situación de contención de precios a escala europea, en la que se «evidencia» la ausencia de riesgos inflacionistas, son «positivas» las recientes medidas monetarias de carácter expansivo adoptadas por el Banco Central Europeo, según reseña un comunicado. Los sindicatos UGT y CCOO, por su parte, defendieron la «recuperación» de los salarios tras sostener que el mantenimiento del IPC en niveles tan reducidos es consecuencia de la incapacidad que tienen los ciudadanos para consumir. «Lo mismo que unas grandes subidas del IPC son una mala noticia, una cercanía a la deflación sigue siendo mala noticia», dijo el secretario regional de CCOO, Francisco Carbonero. «Si no hay consumo, no hay recuperación», según comentó la líder ugetista,  Carmen Castilla.

  • 1