Economía

La banca encarece las comisiones pero no da más créditos

Mantener una cuenta corriente y la tarjeta de débito es un 15% más caro que en diciembre.

el 01 sep 2011 / 15:57 h.

Solo sacar dinero a débito en la misma entidad no tiene comisión.

Las entidades financieras han elevado las comisiones que cobran a sus clientes tanto por el mantenimiento de cuentas como por las transferencias a otras entidades, el uso de tarjetas, y los créditos e hipotecas, según figura en los últimos datos publicados ayer por el Banco de España .

Sin embargo, no animan el mercado del crédito, ya que el dinero prestado por los bancos españoles a sus clientes ascendía al cierre de junio hasta los 853.438 millones, lo que supone un leve incremento del 0,7% respecto al saldo acumulado en el mismo mes de 2010, mientras que los depósitos se dispararon un 7,7%, hasta 704.216 millones. Son los últimos datos de la Asociación Española de Banca (AEB ), que constatan la ralentización en el crecimiento del saldo crediticio de los bancos, así como el alivio que les supuso cosechar más ahorros, ya que les permitió compensar la disminución de la financiación captada en los mercados mayoristas.

Bancos y cajas de ahorros han subido las comisiones de mantenimiento de las cuentas corrientes y de las cuentas de ahorro un 15,38% en agosto si se compara con diciembre de 2010, hasta los 25,8 y 25,16 euros, respectivamente, mientras que por realizar transferencias sobre otras entidades han pasado de cobrar una media del 0,30% (y un mínimo de 3,14 euros) sobre la cuantía del dinero traspasado a un 0,34% (con un suelo de 4,26 euros).

En este capítulo llama especialmente la atención el incremento que las entidades financieras han impuesto a la comisión máxima que pueden cobrar por transferencia y que ha pasado de cinco (0,45% del importe) a veinte euros (0,60%), aunque mantienen el valor mínimo en el 0,18% o dos euros.

El cliente debe pagar también más ahora por el estudio que realiza la entidad de un crédito y préstamo no hipotecario. Así, en agosto la comisión se situó en el 0,95% sobre el importe formalizado, cuando el porcentaje era del 0,85% a finales del año pasado, lo que se traduce en un incremento del 11,7%. Si se comparan los importes medios mínimos que se abonan por este concepto, un usuario que pida un crédito tiene que abonar 103,46 euros frente a los 90,51 euros que desembolsó quien lo pidiera a finales de 2010. Más discreta ha sido la subida en el caso de la apertura de este tipo de préstamos, que se ha encarecido un 5,6%, al pasar del 3,02% al 3,19%.

Asimismo, las entidades financieras elevaron las comisiones por el estudio de créditos hipotecarios al 0,89% del importe formalizado, lo que arroja un aumento de 0,15 puntos porcentuales en ocho meses.

La comisión por la apertura de una hipoteca pasa del 2,71% del importe formalizado al 2,76%, con un importe medio de 662 euros, mientras que la cancelación anticipada conlleva una comisión del 4,07% de la cuantía, frente al 4,02% de ocho meses antes. Para la subrogación de la hipoteca, el cliente soporta una comisión del 1,83% del importe, lo que se traduce en 465 euros, frente a los 415 euros de hace ocho meses.

Las tarjetas tampoco se salvan de las subidas. La cuota anual por mantener una tarjeta de débito se ha encarecido un 15%, hasta los 19,89 euros, mientras que el incremento fue del 7,4% para las de crédito, por cuyo mantenimiento anual se pagan 36,93 euros.

La Organización de Consumidores y Usuarios advirtió de que las comisiones "no paran de subir" ya que, en su opinión, las entidades financieras no parecen dispuestas a perder dinero "e intentan compensar la bajada de beneficios" aumentando lo que cobran a sus clientes. La asociación alude a un estudio de la Comisión Europea que señala que los españoles son los segundos ciudadanos de la UE que más pagan por el uso normal de su cuenta bancaria, un total de 178 euros al año, solo por detrás de los italianos, con 253 euros.

  • 1