Local

La bandera del pueblo viaja hasta Alaska

el 17 abr 2011 / 19:16 h.

TAGS:

Iván Ruiz, que se aficionó al montañismo de la mano de un tío suyo, se acostará en su casa de Los Palacios y Villafranca el día 30 y amanecerá casi dos jornadas después en Anchorage (Alaska), con la intención de subir al pico más alto de Estados Unidos, el monte McKinley, a 6.236 metros. Integrará una expedición histórica con sus compañeros Antonio Raigón y Lina Quesada, sabedores de los peligros que entraña hacer deporte a 60 grados bajo cero y con vientos de 160 kilómetros por hora, casi en el mismísimo Círculo Polar Ártico. Pero la llamada de la montaña es irrenunciable.

De Alaska, lo único que sabía Iván Ruiz hasta hace bien poco era que a veces ponían en la televisión una serie de un doctor y un reno entre la nieve, cuando él se iba a la cama. En un par de semanas no solo viajará hasta ese estado norteamericano sino que subirá a pie hasta su cima más alta, donde clavará la bandera de su pueblo. Una pica marismeña al otro lado del globo.

El pasado jueves presentó su aventura en su pueblo, junto a sus compañeros de expedición y al concejal de Deportes, José Manuel González Centeno, que recordó una reflexión del deportista en la soledad de sus alturas: "Cuando llegas arriba de la cumbre no hay nadie allí para colgarte una medalla". Desde luego, allí no hay nadie para nada.
Los primeros intentos de coronar el McKinley datan de 1903, aunque no fue hasta 1913 cuando un grupo liderado por el misionero Hudson Stuck llegó arriba. Muchos años después, en 1971, un grupo de castellanos consiguió la misma proeza. Pero desde luego ningún habitantes de Andalucía, y menos una mujer, y de Sevilla, como Lina Quesada, se había planteado semejante locura. Este año, estos tres sevillanos, se han marcado el reto de coronar el Mckinley, una escala más en su periplo vital de saltar de pico en pico por todo el planeta.

Lina Quesada es para ellos una líder, desde luego. Fue la primera de Andalucía en subir al Everest, a casi 9.000 metros, hace tres años, y también coronó otras montañas como el Aconcagua, a 6.959 metros (Argentina), el Elbrus, a 5.642 metros (Cáucaso) o el Kilimanjaro, a 5.895 metros (Tanzania). Su meta es completar su "proyecto siete cumbres", que consiste en ascender a la más alta de cada continente y convertirse así en la primera mujer de esta comunidad autónoma en hacerlo. Ya le falta muy poco.
Bajo su tutela van Antonio Raigón e Iván Iglesias, que ya se han curtido en ascensiones a los Alpes, los Pirineos o Sierra Nevada y en otros picos ariscos de Bolivia, México y Marruecos.

El acto del pasado jueves en el Círculo Joven de Los Palacios y Villafranca era un homenaje y una despedida, con cientos de aficionados al montañismo a los que les brillaban los ojos de envidia sana. Lina Quesada se asombró del apoyo y lo expresó sin tapujos. "En Sevilla nadie nos echa cuenta, así que esta acogida en Los Palacios y Villafranca es muy especial", confesó la deportista. Debía de sentirse rara en un pueblo a sólo 14 metros sobre el nivel del mar. Pero no.

  • 1