Local

La banderita ondea contra la crisis

La Cruz Roja recauda fondos para los nuevos pobres que "no tienen ni para pagar una bombona de butano".

el 10 oct 2012 / 19:05 h.

TAGS:

Voluntarios de la Cruz Roja –incluido Curro, la mascota de la Expo– salieron ayer a las calles de Sevilla.
-->-->-->

El día en que el alcalde de Alcorcón defiende la colocación de banderas españolas en todos los barrios del municipio madrileño y el mismo en que el ministro de Educación anuncia la intención de "españolizar" a los escolares catalanes, una única bandera sin embargo ondea en la península: la de la Cruz Roja. Sevilla, al igual que otras muchas ciudades, celebró ayer el día de la Cruz Roja con mesas petitorias y huchas en mano. En esta ocasión, lo recaudado iba para los 300.000 nuevos pobres de la actual crisis. El sonido de las huchas llamando a la solidaridad de los sevillanos se propagó desde los barrios al Centro. Precisamente, en la Campana estaba estacionada una de las ambulancias que habitualmente colabora en catástrofes, como las vividas recientemente con las inundaciones de Málaga y Almería. Ernesto, un cubano que lleva 12 años en España, ejercía de voluntario para agradecer todo lo que habían hecho por él: "He realizado dos cursos en la Cruz Roja. Gracias a ellos, soy conductor de ambulancias", explicaba mientras apelaba a la caridad de Alicia, una vecina del Aljarafe que tenía prisas por coger el autobús: "Colaboro porque me parece que hacen una buena labor", subrayó mientras depositaba apresurada su donativo en una de las alcancías. En la calle Imagen, otra voluntaria apenas tenía que decir nada para reclamar la atención de los transeúntes. "La gente es muy consciente de la situación. Creo que se ha hecho una buena campaña en los medios de comunicación [bajo el lema Ahora más que nunca]. Están respondiendo bastante bien. Esta ciudad siempre ha sido muy solidaria", explicaba mientras recordaba la gravedad del momento, al indicar que en el último mes el economato de San Pablo ha pasado a atender 350 familias, triplicándose así la demanda habitual. "Ya no hablamos de inmigrantes o mujeres con problemas. Son familias normales: gente como tú y como yo, víctimas del paro".

Al final de la mañana la presidenta de Cruz Roja en Sevilla llegaba al Duque. Había estado visitando los más de 50 puntos habilitados en la capital: "Hay que dar las gracias a todas las personas de las mesas petitorias por haber salido a la calle para ayudar a otros sevillanos que no tienen ni para pagar la luz, ni para una bombona de butano, y ni para alimentar a sus bebés. Esta es la banderita de la crisis", aseguraba Amalia Gómez, quien reconocía el trabajo de la coordinadora de la entidad, Beatriz Nieto.

El objetivo marcado en la cuestación de este año pasaba por ampliar la cobertura a 20.000 sevillanos más (de los habituales 115.000), por lo que esperan recaudar algo más de los 12.000 euros del año pasado. A la espera del recuento, las huchas iban llenándose de monedas "y billetes", como apuntaba Ángela, una voluntaria apostada en la esquina de la calle Rioja, que marcaba las solapas con la banderita.

  • 1