viernes, 18 enero 2019
18:45
, última actualización

La base de Morón anuncia un nuevo "despido colectivo" sobre la plantilla española

Se trata del tercer expediente de regulación de empleo (ERE) que afropnta la plantilla de la base desde finales de 2010.

el 28 jul 2014 / 12:49 h.

UN CENTENAR DE PERSONAS SE CONCENTRA EN MORÓN CONTRA LAS BASES MILITARES'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la sociedad que gestiona los  servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla)  para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa (Usafe por sus  siglas en inglés), ha comunicado este lunes a los representes legales  de la plantilla el comienzo del periodo de consultas correspondiente  a un nuevo "despido colectivo", según ha informado a Europa Press  Javier Domínguez, portavoz del comité de empresa. Mientras el Tribunal Supremo (TS) tiene aún pendiente de resolver  el recurso promovido contra la sentencia del Tribunal Superior de  Justicia de Andalucía (TSJA) que declara "no ajustado a derecho" el  expediente de regulación de empleo consumado por VBR en 2013 con un  total de 66 despidos, sentencia que sin embargo no anula tales  despidos, Javier Domínguez ha manifestado que, tal y como temían  desde hace meses los trabajadores, la sociedad gestora de los  servicios civiles de la base de Morón, a través de un notario, ha  comunicado este lunes que en un plazo de siete días comenzará el  periodo de consultas de un nuevo "despido colectivo". Javier Domínguez ha mostrado la "total indignación" del comité de  empresa de esta base cuyo uso comparten las fuerzas aéreas de Estados  Unidos y España, porque como ya ocurriera en el ERE de 2013, la  maniobra llega "en pleno verano", con buena parte de la plantilla y  de sus representantes sindicales "de vacaciones", con lo que a su  juicio media incluso un aprovechamiento táctico de las fechas para  debilitar la reacción de la plantilla española, que encaja así su  tercer despido colectivo desde 2010. "Es un palo gordísimo", ha reconocido Javier Domínguez, quien  aclara que el número de despidos que plantea VBR no será conocido  probablemente hasta este miércoles, cuando los representantes de los  trabajadores cuenten con toda la documentación del procedimiento. En  ese sentido, ha lamentado especialmente que el golpe llegue pese a  que los trabajadores de la base aérea han logrado unir en su causa a  los principales partidos políticos y agentes sociales de la provincia  de Sevilla, obteniendo también respaldo en el plano nacional a cuenta  de una campaña de gestiones y reuniones promovida con representantes  políticos de ámbito nacional e incluso con el Ministerio de Asuntos  Exteriores y de Cooperación. EL CONFLICTO DE LA BASE   Como muestran las hemerotecas, la empresa gestora de los servicios  civiles de estas instalaciones militares ya promovió a finales de  2010 un primer expediente de regulación de empleo "por causas  organizativas", para extinguir 286 de los 594 puestos de empleo  sujetos entonces a tales servicios. Durante la negociación, la  compañía y el comité de empresa acordaron reducir a 150 el número de  despidos, pero la destrucción de puestos de trabajo quedó después  rebajada a 119 personas al ser descubierto que 31 de los trabajadores  incluidos en el ERE habían causado ya baja en la empresa, extremo que  por cierto investiga el Juzgado de Instrucción número 15 de Sevilla. Ya en 2013, un año en el que Estados Unidos decidió ampliar su  presencia militar en la base de Morón de la Frontera con el  despliegue de 500 infantes de marina y ocho aeronaves, la empresa  promovió un nuevo ERE. En esta ocasión no medió acuerdo alguno y en  septiembre, 'VBR' consumó el despido de otros 66 trabajadores, toda  vez que pocos meses después, Estados Unidos ampliaba aún más su  presencia militar en Morón para sumar 850 infantes de marina y 17  aeronaves en estas instalaciones. EL TERCER ERE Los trabajadores de la base, en ese sentido, avisaban de una  estrategia predeterminada para reducir la plantilla española de las  instalaciones castrenses y sustituir así a los empleados españoles  por personal estadounidenses o directamente marines. Ya entonces, los  representantes de la plantilla manifestaban su temor ante la  posibilidad de que VBR promoviese un tercer ERE para que, en  conjunto, los despidos colectivos se acercasen al número de puestos  de empleo que la empresa pretendía extinguir a través del primer  expediente de regulación de empleo, es decir 286. De cualquier manera, después de que el Tribunal Superior de  Justicia de Andalucía declarase "no ajustado a derecho" el ERE de  2013 al atisbar incluso aspectos como un "incremento de tareas en  determinados departamentos", los 66 trabajadores despidos a través de  este procedimiento recurrieron ante el Tribunal Supremo a la búsqueda  de la nulidad de los despidos, si bien la plantilla afronta ahora un  nuevo conflicto con este tercer expediente de regulación de empleo  (ERE) anunciado por VBR.

  • 1