Cofradías

La Basílica de la Macarena como meta

Un pelotón de 85 ciclistas, guiados por un fraile mercedario, recorrerán este domingo en bici de montaña los kilómetros que separan Jerez de la Basílica de la Macarena para ganar el Jubileo

el 22 abr 2014 / 21:15 h.

TAGS:

pelotinEl más veterano del pelotón es un sexagenario deportista mientras que el más joven apenas sobrepasa los 20. Un grupo de 85 esforzados ciclistas, en su mayoría cofrades de Jerez de la Frontera, arribará este domingo a la Basílica de la Macarena en una de las peregrinaciones más especiales de las programadas desde casi todos los puntos de España con motivo del Año Jubilar. Los corredores ganarán el Jubileo macareno después de recorrer en bicicleta de montaña los más de cien kilómetros que separan la Plazuela de Jerez, punto de partida de la peregrinación, del Arco de la Macarena. «No se trata de una maratón de montaña, ni una prueba ciclista con carácter competitivo, sino de un acto eminentemente religioso que mezcla también el aspecto deportivo», refiere Tomás Sampalo, el alma mater de esta insólita iniciativa que ha contado con el beneplácito, la autorización y la indispensable colaboración de la hermandad de la Macarena. Al frente de este pelotón de ciclistas, como guía espiritual, estará fray Ismael Maroto, triatleta, monitor de spinning, comendador de la Merced de Jerez y, por si fuera poco, costalero en cinco cofradías jerezanas y otra dos de gloria. Este fraile mercedario nacido en Toledo, que hoy precisamente cumple 38 años, realizará la peregrinación como un ciclista más y luego presidirá la eucaristía en la Basílica, antes de que todos los peregrinos, enfundados en sus maillots, visiten el camarín de la Esperanza e inmortalicen su gesta haciéndose una foto de grupo en el presbiterio del templo. De paso, fray Maroto cumplirá este domingo una de sus dos «ilusiones» en Sevilla: la de predicar a las plantas de la Macarena, una dolorosa a la que ha visitado en alguna ocasión fuera de las fechas de Semana Santa. «La otra ilusión en Sevilla de todo mercedario es oficiar en el Salvador ante la Virgen de la Merced de Pasión», señala con un refinado acento castellano. Deportista nato, este religioso, pregonero de la Semana Santa de Jerez el pasado año, asegura estar «encantado de aportar ese cariz religioso y de peregrinación a un día de hermandad, de convivencia, de compañía y de amistad. Y qué mejor que culminarlo ante las plantas de la Macarena con una eucaristía de peregrinos sencillita». maillotLa caravana ciclista contará con cuatro coches de apoyo y una ambulancia, además de un punto de atención de fisioterapia, atendido por tres fisios, una vez arribe a Sevilla por si algún corredor llegara a la Resolana muy mermado. Para participar en esta peregrinación, sus organizadores han diseñado hasta un maillot conmemorativo, en tonos blanco, verde y dorado, con el logo del Año Jubilar. «Le pedimos a la hermandad permiso para usar y estampar el logo en el maillot y, la verdad, es que todo han sido facilidades desde que el pasado 18 de diciembre, en el besamanos de la Santísima Virgen, les planteamos por vez primera esta iniciativa», subraya el organizador Tomás Sampalo, un jerezano que tiene la suerte de considerarse macareno y que, además, es costalero en Sevilla del misterio de la Exaltación y del Sagrado Decreto de la Trinidad. El esforzado pelotón saldrá a las 7 de la mañana desde Jerez, tras una oración matinal ante la Virgen de la Esperanza de la Yedra Coronada. Según la ruta diseñada por el jefe deportivo de la expedición, Juan Velarde, los corredores saldrán desde Jerez en dirección a Trebujena, lugar donde tomarán la antigua carretera de El Práctico, que remonta el río Guadalquivir hasta Sevilla. Un recorrido sin grandes dificultades orográficas durante el cual hay previstas dos paradas de avituallamiento a base de frutas, sales, bebidas isotónicas y frutos secos, alimento aportado por varias empresas. A un promedio presvisto de 23 o 24 Kilómetros a la hora, el pelotón de ciclistas alcanzará la Basílica en torno a la una del mediodía, donde serán recibidos por la hermandad. «En un principio planteamos la posibilidad de dejar las bicicletas en el atrio, pero la hermandad, con buen criterio, nos hizo ver que 85 bicis en el atrio ocupaban demasiado espacio para un domingo de peregrinaciones». Finalmente, los corredores dispondrán de una especie de aparcamiento para bicis en el interior de la muralla que estará vigilado por voluntarios mientras se celebra la eucaristía en el interior de la Basílica. Tras la visita al camarín de la Esperanza el grupo se hará una foto de familia en el presbiterio del templo y entregará a la hermandad de la Macarena un recuerdo de esta peregrinación:un maillot enmarcado de los diseñados ex profeso para esta peregrinación. El grueso de los integrantes de este pelotón ciclista son cofrades de Jerez, aunque para este evento de carácter eminentemente religioso también se han recibido inscripciones de localidades como San Fernando, Puerto Real, El Puerto, Lebrija, Trebujena y hasta dos corredores de Sevilla capital. Tras la misa, a los esforzados de la rura les espera un almuerzo ligero «a base de bocadillos, fruta, barritas energéticas y mucho líquido» y otros 100 kilómetros de vuelta a casa, aunque algunos de los inscritos ya han expresado su intención de retornar a Jerez en tren, no así fray Ismael Maroto, que vendrá a Sevilla y volverá a Jerez en bici. «Vamos a vivir algo que probablemente no se repita en la historia, como es el hecho de ir y volver en bicicleta de montaña hasta la Basilica para ganar la indulgencia», apunta Tomás Sampalo, el hombre que concicibió esta peregrinación «en solitario» como una ofrenda de su esfuerzo al cumplirse un año del fallecimiento de su padre. Pero corrió el boca a boca y le acompañará todo un pelotón.

  • 1