Local

La basílica de los Salesianos tendrá otra vez cruces en las espadañas

La basílica de María Auxiliadora, perteneciente al recinto del colegio Nuestra Señora del Carmen (Salesianos), volverá a estar coronada dentro de pocas fechas por las dos cruces que históricamente han rematado la fachada de este popular templo.

el 15 sep 2009 / 20:37 h.

TAGS:

La basílica de María Auxiliadora, perteneciente al recinto del colegio Nuestra Señora del Carmen (Salesianos), volverá a estar coronada dentro de pocas fechas por las dos cruces que históricamente han rematado la fachada de este popular templo.

De esta forma, el horizonte de Utrera variará en los próximos días, completándose con estos elementos que hasta hace unos años tenía. Los responsables de que las espadañas de dicha iglesia vuelvan a estar completas son los miembros de la familia utrerana Camino Muñoz, que realizará la donación de ambas piezas. Es una decisión que la familia salesiana acoge "muy positivamente".

Estas cruces vienen a sustituir a las que proyectó originalmente el arquitecto Gómez de Lastra para su construcción en 1956, fecha en la que también se erigió el templo con motivo de las bodas de diamante del colegio de los Salesianos, al cumplirse 75 años de presencia de dicha comunidad religiosa en la localidad.

Con el paso del tiempo los remates de la basílica se fueron deteriorando, y tuvieron que desmontarse hace más de una década debido al peligro que entrañaba para los viandantes que transitaban por la acera, ante las puertas de la basílica. Junto a ellos también fue retirada la gran imagen de María Auxiliadora que coronaba la fachada.

Uno de los integrantes de la familia que donará las cruces, Juan Diego Camino, resalta que su familia está "encantada de poder colaborar en el proyecto, ya que son tres las generaciones que han pasado por este colegio y guardamos muy buenos recuerdos".

Los nuevos elementos están siendo fabricados por la empresa utrerana Tecade Group. Confeccionadas en acero de alta resistencia, cada una de las cruces tiene unas dimensiones de unos cinco metros de altura y unos 500 kilos de peso, cada una de las cruces, ubicándose sobre una base de 85x400 centímetros. Rematando el conjunto se podrá ver un pequeño tejado realizado con azulejos, a modo de monte, para darle mayor vistosidad y embellecer también el soporte.

ornamentación. Las cruces están confeccionadas con perfiles rectos, ya que "teníamos la idea de hacer un calado dentro de la cruz, pero los pájaros podrían anidar y provocar así más oxidación, por lo que nos decantamos finalmente por la otra opción", explica Camino. Sobre el material empleado, "lleva un tratamiento superficial para que perdure, con pintura en color hierro envejecido, que dará la impresión de que está oxidado".

En cuanto a su fijación a las espadañas, Juan Diego Camino explica que la base lleva unas chapas taladradas, así como un perno con arandela, tuerca y contratuerca, un conjunto que se sujeta a la base de hormigón a través de una resina. Actualmente, los operarios están procediendo al desmontaje de la base anterior de las antiguas cruces, tanto hormigón como ferralla, además de estar limpiando la zona. Posteriormente, se colocará una plantilla que fijará la posición de los pernos y, una vez estén introducidas las varillas roscadas, se montarán las cruces en una pieza completa.

La intención de la familia es que los trabajos estén finalizados en torno al 20 de enero. "Nuestra idea era haberlo hecho para estas fiestas de Navidad, pero no ha podido ser por problemas en el suministro de material por parte de los proveedores", explica Camino.

En cuanto a la imagen de María Auxiliadora que, históricamente, ha presidido la fachada de la basílica, el director del colegio salesiano, Fernando Báñez, explica que están estudiando la posibilidad de restaurarla para que vuelva a coronar el templo y así completar el conjunto arquitectónico.

  • 1