La batalla de las ELAs contra Goliat

Los alcaldes de El Palmar, Marismillas e Isla Redonda se niegan a desaparecer ante el temor de perder servicios.

el 19 ago 2012 / 20:42 h.

El fin de semana pasado se manifestaron los vecinos de El Palmar de Troya en contra de la eliminación de las ELAs.

El anteproyecto de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que elabora el Gobierno de Mariano Rajoy ha unido a las cerca de 4.000 entidades autónomas locales (ELAs) de España, que se han rebelado contra la idea de su disolución. Para que se conozca su posicionamiento han convocado una manifestación el 10 de septiembre en Madrid.

En la provincia de Sevilla hay tres ELAs: El Palmar de Troya, que depende de Utrera; Isla Redonda, de Écija; y Marismillas, de Las Cabezas de San Juan, cuyos alcaldes como si tuviesen una sola voz rechazan de plano los argumentos que da el Gobierno central, entre ellos el ahorro, para plantear la disolución de estas entidades.

Un primer paso lo dieron el fin de semana pasado los vecinos de El Palmar de Troya, que con su alcalde a la cabeza, Juan Carlos González (PSOE), se echaron a la calle y cortaron la A-394 para reivindicar su identidad como pueblo. González advierte de que El Palmar de Troya, con 2.200 vecinos, es más grande que muchos pueblos, por lo que no comprende el empecinamiento del PP de querer acabar con las ELAs.

Recuerda que desde marzo del 2003, cuando El Palmar logra ser Entidad Local Autónoma, el municipio ha cambiado "como de la noche al día. Hay servicios que antes eran impensables, por lo que si nos quitan nuestra condición todo lo que se ha logrado en este tiempo se perderá".

De forma similar se expresa el alcalde de Marismillas -1.608 habitantes-, Juan Carlos Sánchez (PSOE), que va un poco más allá y avisa de que su localidad se quedaría aislada porque la carretera está "muy mal". "Además, Las Cabezas ya tiene suficientes problemas como para preocuparse de nosotros", apostilla.

Por su parte, el alcalde de Isla Redonda -400 habitantes-, José Luis Cejas (PSOE), afirma que su lucha contra el proyecto del Gobierno es la de David contra Goliat, "pero vamos a pelear para que la iniciativa no siga adelante. La excusa que ponen para ahorrar es una falacia; somos autosuficientes".

Pero no sólo los alcaldes se oponen a la disolución de las ELAs como tales. Estos cuentan con el apoyo incondicional de sus vecinos, que no quieren perder la calidad de vida que han ganado desde que se independizaron de sus ayuntamientos matrices. Todos los consultados por este periódico aseguran que tienen muchos más servicios y no se tienen que desplazar para arreglar papeles: "Todos los trámites los podemos hacer en nuestro municipio, pero si quitan nuestros ayuntamientos tendremos que viajar para realizar cualquier gestión". A esto se une que muchos vecinos de estas localidades son mayores y no tienen coche, por lo que los vecinos de las tres ELAs de la provincia de Sevilla piden al Gobierno que recapacite y afirman que puede ser peor el remedio que la enfermedad.

  • 1