Economía

«La batalla de precios en la telefonía es descarnada»

ENTREVISTA. Francisco Román Riechmann, presidente de Vodafone España. Crecer, fidelizar a los clientes y mejorar la calidad de la red son algunos de los retos que se plantea. Igualmente cree que aún nos queda mucho por ver en aplicaciones para smartphones.

el 30 mar 2014 / 23:22 h.

TAGS:

15626440Si hay alguien que ha expresado confianza en este país es Vodafone que, con la adquisición de ONO, afronta la mayor transacción (valorada en 7.200 millones de euros) prácticamente desde que se inició la crisis económica en España». Francisco Román sí cree que la recuperación ha arrancado pero quedan, dice, «tiempos duros». No lo serán tanto para un sector, el suyo, de renovación tenológica constante. ¿Las claves? Dice la estadística que las comunicaciones llevan varios años siendo la industria más deflacionista, y aquí juegan un papel protagonista las operadoras de telefonía. ¿Hay aún margen para bajar más los precios? Es cierto que la industria de las telecomunicaciones está bajando precios constantemente. ¿Hasta cuándo? El equilibrio es ofrecer precios atractivos y, a la vez, conseguir resultados que permitan mantener altos niveles de inversión. Esta industria se basa en una inversión muy intensiva con unos plazos de recuperación largos. ¿En qué estamos nosotros? Pues invirtiendo constantemente en mejorar la extensión y, sobre todo, la calidad de nuestra red y, además, en dotarlas de nuevas oleadas tecnológicas. Es un esfuerzo inversor permanente y un equilibrio complicado. ¿Pero hay margen para seguir bajando? La pregunta es compleja. La dinámica es un poco enloquecida. En principio uno puede pensar que siempre hay margen para bajar precios, pero te tienes que preguntar sobre qué otras cosas actúas. Si miramos las magnitudes macro del sector en España, las rentabilidades son menores que en otros países. Y tiene que ver con la batalla descarnada de precios y el riesgo que eso afecte a la inversión. ¿Y en tal batalla el principal triunfo es retener o ganar clientes? En un mercado de muy alta penetración, es mayor reto fidelizar que la pelea por nuevos clientes. ¿Qué hace al respecto Vodafone? ¿Cómo retiene? Muchas cosas y con cambios muy profundos. ¿Ejemplos? Primero, continuamos trabajando en la calidad de nuestra red. Segundo, en la parte de la atención al cliente, desde sistemas de autoayuda muy fáciles para que desde tu propio teléfono puedas resolver las incidencias o conseguir descargas, hasta un contacto con expertos, como el sistema De tú a tú que hemos puesto en nuestras tiendas, y aquí podría hablarle de un rosario de medidas. Y tercero, asegurarnos de tener siempre una oferta competitiva. ¿Y para las pymes? En esa misma línea, pero sumaría la oferta de comunicaciones unificadas con servicios en la nube, el cloud computing , servicios integrados... Básicamente, una oferta con altos niveles de conectividad y sofisticación sin tener que pelear con la complejidad del manejo, pues esta complejidad la absorbemos nosotros. ¿El hecho de que ya no se subvencionen los terminales aferra más a los clientes a las operadoras? No podemos decir que ya no se subvencionan. Sí hay una separación del terminal y el servicio. Al contratar, puedes elegir solo el servicio o también el terminal con una ayuda desde el punto de vista de financiación. Pero ya no existe en todas las ocasiones ese maridaje. ¿Y la razón? De lógica de negocio. El gasto asociado a la subvención de terminales llegó a superar en España a la inversión para la red. ¡Más de 2.000 millones de euros al año en subvención de terminales! Que eso compita con las inversiones en la red es una aberración. ¿Cómo será el despliegue o mallado de fibra óptica en España por parte de Vodafone? Coordinado y sincronizado con uno de nuestros competidores (Orange). Son dos redes, no una sola. Nuestro compromiso: alcanzar 1,5 millones de hogares. Más allá no le puedo detallar planes... Eso sí, la adquisición de ONOnos proporcionará fibra con un alcance actual de 7,2 millones de hogares. Obviamente, nuestros esfuerzos estarán para completar esa red (de tecnología FTTH). Que, por cierto, es más compleja de llegar a las zonas rurales, y en Andalucía hay mucha zona rural... Estas redes requieren mucha inversión en la capilaridad (para llegar a casa). Y esto hace que la densidad urbana sea importante. Núcleos con baja densidad son difícilmente rentables. Y hay que entenderlo. A priori, sí, una zona rural tiene más dificultad para rentabilizar la inversión. ¿Y la alternativa? Pues Andalucía es precisamente un magnífico ejemplo de la respuesta. ¿La alternativa? La telefonía móvil y la banda ancha ultrarrápida por el móvil: la tecnología 4G. Ya, de hecho, la 3G proporciona una capacidad notable. En Andalucía se ha desplegado un gran esfuerzo con un proyecto, del que nosotros fuimos los protagonistas por decisión de la Junta, para llevar banda ancha móvil a todos los núcleos de población de Andalucía. Un programa espectacular. En general, ¿qué aportará ONO a Vodafone? De siempre la nuestra ha sido una compañía fuertemente orientada a móvil. ONO, a fijo. En estos momentos existe una demanda de soluciones de comunicaciones unificadas o convergentes. Y Vodafone y ONO se complementan. Un cliente de Vodafone que también tenga ONO. Para él, ¿habrá un plan comercial especial? No podemos anticipar. La operación (de compra de ONO) está sujeta aún a la aprobación de las autoridades europeas de Competencia. Pero insisto: hay una situación de complementariedad natural. ¿Seguirá Vodafone con su oferta de televisión teniendo ONO? ONO tiene una oferta de TV sobre su propia red de la que están muy orgullosos, y con muy buenas razones. Nosotros hemos iniciado nuestros servicios con Yomvi. Continuaremos en esa línea. Obviamente, jugaremos en esa liga. ¿La operación con ONO acelerará alguna otra, por ejemplo entre Orange y Jazztel? Ellos sabrán. ¿Prevé aún grandes movimientos entre operadoras? No le puedo responder. Sólo puedo decirle que esta industria necesita consolidación porque son importantes las economías de escala. Y sin ellas, será difícil afrontar las inversiones permanentes necesarias. En Europa tenemos un reto: evitar la fragmentación de las operadoras. De ahí la consolidación, tanto transnacional como intranacional. ¿Se mima en exceso al grupo Telefónica? ¿Que si se mima? Sí. Nosotros hemos presentado una denuncia por lo que consideramos una conducta de Telefónica que es exclusoria (término legal): no deja a los demás. En la parte móvil, años y años de competencia han equilibrado cuotas. El incumbente (Telefónica) sigue teniendo la mayor cuota, pero es una pelea cotidiana. En la parte fija no es así, hay una situación de predominio grande. Denunciamos que si esta ventaja no se corrige con alguna medida regulatoria, cuando puedes llegar a competir es demasiado tarde. Sí. La regulación sigue siendo benigna con Telefónica y para con el comportamiento de Telefónica. Mimo. Sí, es la palabra. ¿Qué nos queda por ver en aplicaciones de móvil? Es difícil responder. En la tecnología lo único cierto es que la velocidad de cambio es de vértigo, hay una explosión cotidiana, es un momento espléndido. El desarrollo de aplicaciones sobre la base del smartphone es poderosísimo. ¿Cuáles son los grandes números actuales de Vodafone en Andalucía? En la actualidad, cerca de 3 millones de clientes, con 240 empleos directos y más de 1.500 indirectos. Pero hay un dato auditado al que queremos dar relevancia: la contribución anual a la economía. E insisto, está contrastado. En el caso de Andalucía, la contribución asciende a 1.019 millones de euros. En España, 5.300 millones. Estamos hablando de abonos de nóminas, de compras a proveedores, de impuestos, etcétera. ¿Y con ONO? Los clientes andaluces de ONO son unos 360.000 de 1,9 millones en el conjunto de España. Cerremos. ¿Una enseñanza que nos deja la crisis económica? Nos ha sacado a bofetadas del nirvana en el que creíamos estar. Saldremos fortalecidos pero con mucho sufrimiento. Seremos más realistas tras haber sufrido bastante. Nos esperan tiempos duros todavía, hay muchas cosas por hacer...

  • 1