martes, 26 marzo 2019
11:28
, última actualización
Local

La batalla del PSOE de Sevilla capital se librará en los distritos

El control del PSOE en la capital está en juego a partir del 4 de diciembre. Viera y Monteseirín enfrentarán sus listas en más de la mitad de las 11 asambleas de las agrupaciones que eligen a sus líderes.

el 15 sep 2009 / 19:08 h.

TAGS:

El control del PSOE en la capital está en juego a partir del 4 de diciembre. Viera y Monteseirín enfrentarán sus listas en más de la mitad de las 11 asambleas de las agrupaciones que eligen a sus líderes. Las dos corrientes se afanan por afianzar sus apoyos en un proceso en el que las directrices tienen un limitado calado.

La crisis del PSOE llega esta semana a los distritos. Cada una de las once agrupaciones en las que se divide la capital elige a su secretario general. Este proceso no sólo definirá el escenario de reparto actual de poderes, sino que sentará las bases para la constitución de la Ejecutiva Local, que debe formarse en seis meses, según los estatutos del partido. Es un órgano clave puesto que dotaría a Alfredo Sánchez Monteseirín de un instrumento de poder frente a la Ejecutiva Provincial que controla Viera.

Cada agrupación es independiente. Tiene sus peculiaridades y su historia. Son estructuras internas del partido que conforman los militantes -entre 300 y 900- y, de ahí, que las relaciones personales y los liderazgos cobren especial relevancia. Pese a esto, en los últimos años sus direcciones se han alineado con uno de los bloques en los que está dividido el partido. Se ha dibujado así un mapa en el que los críticos -el sector de Monteseirín- controlan siete agrupaciones y la Ejecutiva las otras cuatro. Este reparto se vio alterado con el último congreso, para el que el alcalde logró los apoyos necesarios para imponerse en las asambleas de todos los distritos, menos en uno: Triana, el gran feudo de Viera.

Pero entonces estaban en juego las listas de delegados al congreso, con un reparto proporcional al número de votos. Ahora es otra batalla. Más cercana. Quién dirigirá cada agrupación. Y a la lista ganadora le basta tener mayoría simple. En este escenario, cada sector ha trazado su propia estrategia. El panórama empieza a despejarse.

Hay dos agrupaciones en las que la guerra se declaró con especial virulencia antes de tiempo. La primera, Macarena, que fue intervenida y tiene ahora una gestora. Era una estructura controlada por el alcalde, pero ha queda apartada del proceso. La segunda, Este. En julio de 2007, Viera dividió la agrupación más numerosa controlada por los críticos. Nació así Este. Logró imponer su ejecutiva por un acuerdo entre Ramón Díaz y José Guerrero que se rompió antes del último congreso. El líder vecinal Guerrero, que se sumó a los críticos, fue expedientado, lo que dificulta sus posibilidades de montar una candidatura. Pero será uno de los escenarios de la batalla.

Hay otras nueve agrupaciones. Cuatro están claras. En Sur, todo apunta a que sólo habrá una lista -la crítica-, mientras que en Triana el sector de Monteseirín admite el control de Viera y no se presentará. En Miraflores y San Pablo, los críticos tienen garantizado su control a través de Evangelina Naranjo y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, respectivamente. Aunque Viera no quiere dar facilidades y está armando sus listas.

En las otras cinco se librará la gran batalla en la que cobra especial relevancia, el tercer bloque del PSOE, el de José Caballos. Tras intentar acuerdos, se ha distanciado de Viera lo que desequilibra las dos agrupaciones más grandes. En Centro, Caballos presenta a Mercedes Gordillo, que se enfrentará a Bernardo Bueno -afín a Viera- y, si no logran antes un acuerdo como intentan- a los críticos, representados por Blas Ballesteros.

Caballos tiene peso en otra agrupación: Cerro. Este distrito está controlado por Francisco Fernández, que tiene mayoría. Pero Viera impulsará su propia candidatura a través de Sergio Cebolla. Caballos estudia si presentar a alguien. En las otras tres aunque en menor medida, habrá batalla. Los críticos confían en recuperar Bellavista, mientras que los vieristas han armado sus listas en Pino Montano y San Jerónimo para recuperarlas.

Los contactos en las 10 agrupaciones seguirán hasta última hora. Son muchas las voces, de todos los sectores, que llaman al acuerdo para evitar una nueva imagen de división del partido. Pero el pulso se ha tensado ya demasiado.

  • 1