viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización
Economía

La BBK garantiza en Cajasur un ajuste de plantilla no traumático

El recorte laboral se haría «en principio» con medidas voluntarias. BBK Bank, con sede en Bilbao, aglutinará Cajasur (la marca sigue) y las oficinas andaluzas de BBK

el 20 jul 2010 / 20:02 h.

La vasca BBK inició ayer en la capital cordobesa una ronda de contactos para tratar de calmar a directivos y empleados sobre sus intenciones con respecto a Cajasur, cuyo negocio y activos pasarán al nuevo BBK Bank -el Banco de España aún debe otorgar esta ficha financiera-, con sede social y fiscal en Bilbao. A los primeros, los representantes de la BBK -encabezados por uno de los hombres fuertes de la casa, el director general, Ignacio Sánchez-Asiaín- les presentaron cómo es el negocio de esta entidad, sin que entraran en detalles sobre la estrategia futura, a la espera de que el proceso de adjudicación coseche todas las autorizaciones preceptivas. Y a los segundos, les dejaron claro "que en principio no se aplicarán medidas traumáticas [despidos], aunque sólo en principio", informaron fuentes sindicales.

En efecto, el objetivo de la BBK es que el ajuste de plantilla -"que han reconocido que lo harán pues han destacado que existe exceso de personal", apuntaron las fuentes- se ejecute a través de medidas voluntarias, esto es, con prejubilaciones y bajas incentivadas, aunque también dejaron entrever la movilidad geográfica. "Ha sido sólo una toma de contacto, pero sí han dejado claro que lo de 900 despidos, como algunos apuntan, es una barbaridad, que por ahí no van los tiros, si bien tampoco han precisado más".

Sí es cierto que el hecho de que haya un nulo solapamiento de sucursales aporta más tranquilidad a los empleados, pero en su contra juega el que la BBK sea una caja muy eficiente, y su filosofía de negocio la implantará en la caja cordobesa para que así sea rentable en menos de cinco años. No antes, habida cuenta de que se tendrán que devolver al fondo de rescate FROB 800 millones de euros que se han inyectado y de manera inmediata.

Los directivos de la BBK, que se reunieron con los directores territoriales y de zona de la caja todavía intervenida, resaltaron que el éxito pasa por la eficiencia, una cartera diversificada de clientes, con captación de industrias, y el ahorro. Números y más números de la caja vizcaína. Nada más en la jornada.

El proyecto de la BBK pasa por incorporar a su filial bancaria no sólo Cajasur -esta marca se mantiene dado su peso en Córdoba-, sino también las 31 oficinas que la vizcaína posee en Andalucía. Es decir, que BBK Bank será una filial andaluza, aunque sin sede en la comunidad. Compromiso por mantener la Obra Social, que estaba orientada directamente por la Iglesia. A ésta le gustaría seguir ejerciendo algún tipo de papel en ella y se habría ofrecido, según señalan diversas fuentes andaluzas, pero por Bilbao lo consideran improbable.

La entidad vasca mantendrá una vigilancia especial de la cordobesa hasta que ésta pase definitivamente a sus manos (en vísperas del otoño), y así se lo ha hecho saber al Banco de España. La razón es muy sencilla, relatan fuentes financieras: hacer frente a una hipotética nueva fuga de depósitos de Cajasur, un goteo continuo durante el último año, y acelerada a partir de la intervención por parte del Banco de España. A río revuelto, ganancia de pescadores. No se descarta que otras entidades lancen en Córdoba campañas agresivas para robar clientes a Cajasur.

La ronda de contactos no acabará aquí. Mario Fernández, presidente de la BBK, solicitará una entrevista con el jefe del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán, para explicarle sus planes para la caja. Fernández ya habló por teléfono con Griñán justo el día de la adjudicación y ante el revuelo que en la comunidad se había levantado al no llevársela Unicaja. "Las actas están ahí. El Banco de España puede conocer quiénes se opusieron al mandato de la fusión con Unicaja y quiénes no nos opusimos".

Los consejeros se defienden. El ex consejero de Cajasur Juan Ojeda resumía ayer así el sentir de los miembros del consejo de la entidad intervenida a los que, sin ser representantes del Cabildo de Córdoba o de Aspromonte, se les ha abierto también un expediente informativo por parte del Banco de España.

Ojeda recordó que fueron la Iglesia y ese sindicato los que, con sus votos, evitaron el matrimonio con Unicaja y entregaron la entidad al FROB. "En las actas de la reunión del 21 de mayo no sólo se recoge nuestro rechazo, sino todo lo que se dijo en ella y quién lo dijo". En este aspecto, por tanto, tranquilo, y será el argumento para defenderse en el expediente.

Fuentes financieras indicaron que los servicios jurídicos de la caja se estaban negando a entregar copias de dichas actas, "lo que supone una indefensión; no hay colaboración, las tendremos que obtener por otras vías".

Sobre la otra cuestión relacionada con el expediente, el excesivo riesgo inmobiliario de la caja, Ojeda reconoció que, a pesar de los consejos del supervisor para contenerlo, se respaldaron varias operaciones con grandes grupos cordobeses "con el conocimiento del Banco de España". "Si no lo hubiéramos hecho, esas empresas hubieran suspendido pagos; evitamos un mal mayor". De lo contrario, dice, el riesgo para la caja habría aumentado.

  • 1