Cultura

La belleza reinventada

el 02 jun 2011 / 21:18 h.

Teatro de la Maestranza. 2 de junio. Programa: La oración del torero, Turina. Shéherazade, Ravel. Sheherazade, Rimsky-Kórsakov. Intérpretes: Béatrice Uria-Monzon, mezzosoprano. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Michel Plasson, director. 15 concierto de abono.  

Que la orquesta en pleno acabe aplaudiendo al director ya es una señal inequívoca. Y así concluyó anoche el concierto que el maestro Michel Plasson ofreció -se repite hoy, no se lo pierdan- en la clausura de la temporada de abono de la ROSS. En los atriles tres obras, dos grandes y una para cumplir, La oración del torero de Turina que se toca porque es de aquí y por pocas razones más. No muy comunes son las tres melodías sobre Shéherezade de Ravel que fueron dichas por la enérgica, torrencial mezzo Béatrice Uria-Monzon. La orquesta la acompañó desde la ortodoxia, dibujando una versión muy hedonista, elegante y hasta ligera.

Todo lo contrario sucedió con uno de los clásicos más reiterados en los programas de concierto, el respectivo Shéherezade de Rimsky-Korsakov. Plasson es un gran maestro que rara vez se sale de la ortodoxia pero sus maneras están ahí, dirige casi sin pretenderlo porque todo el trabajo, todos los acentos, vienen perfectamente diseñados de los ensayos. Acertó con la riqueza tímbrica y con las texturas amplias, imprimió una tensión insospechada e hizo gala de una pomposidad orientalizante subrayando los contrastes entre cuerda y  vientos. Sensacional respuesta de la orquesta y magnífico, pese a lo tópico, broche final.

  • 1