Local

La bomba que no estalló en Calvià

La bomba lapa que ETA colocó en el segundo vehículo de la Guardia Civil en Calvià (Mallorca) el pasado 30 de julio había sido muy bien escondida bajo el asiento del copiloto para evitar que los agentes de la Guardia Civil pudieran detectarla en una rápida comprobación visual, según las fotografías difundidas ayer en exclusiva por RTVE.

el 16 sep 2009 / 06:47 h.

TAGS:

La bomba lapa que ETA colocó en el segundo vehículo de la Guardia Civil en Calvià (Mallorca) el pasado 30 de julio había sido muy bien escondida bajo el asiento del copiloto para evitar que los agentes de la Guardia Civil pudieran detectarla en una rápida comprobación visual, según las fotografías difundidas ayer en exclusiva por RTVE. Las imágenes, tomadas por los artificieros, muestran la bomba minutos antes de que la detonaran.

En una primera inspección de este segundo vehículo, aparcado junto al viejo cuartel de Calviá, los agentes no encontraron la bomba. Sin embargo, un perro del Instituto Armado les alertó al marcar que en ese todoterreno había explosivos, por lo que los agentes insistieron hasta localizarlos en los bajos del coche.

La bomba, exactamente igual que la que mató en Calvià a los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada García y Diego Salvá Lezaún, había sido atada con bridas. La forma en la que estaba colocada bajo el coche indica que los terroristas necesitaron tiempo para poder fijarla.

  • 1