Local

La bronca entre Chávez y el Rey se convierte en un batalla entre PSOE y PP

El secretario general del PP, Ángel Acebes, exigió al Gobierno que llame a consultas al embajador de España en Venezuela y que Miguel Ángel Moratinos comparezca en el Congreso. El Ejecutivo descarta esa posibilidad y argumenta que está haciendo "todas las gestiones posibles" para resolver la situación. El Partido Popular, lejos de hacer esfuerzos por...

el 14 sep 2009 / 20:02 h.

TAGS:

El secretario general del PP, Ángel Acebes, exigió al Gobierno que llame a consultas al embajador de España en Venezuela y que Miguel Ángel Moratinos comparezca en el Congreso. El Ejecutivo descarta esa posibilidad y argumenta que está haciendo "todas las gestiones posibles" para resolver la situación.

El Partido Popular, lejos de hacer esfuerzos por templar la situación tras el encontronazo del Rey con el presidente venezolano durante la Cumbre de Chile, exige tratar el conflicto como si de una crisis diplomática se tratara. El secretario general del partido, Ángel Acebes, calificó de "gravísimas" las declaraciones del venezolano Hugo Chávez, insinuando que el Rey conocía el golpe de Estado que en 2002 intentó derrocarle.

Asimismo, el líder popular emplazó al Gobierno a dar una respuesta "clara, serena y firme" ante estas "descalificaciones" al jefe del Estado y "a toda España". En concreto, exigió convocar al embajador venezolano en Madrid para expresarle su "enérgica protesta" y llamar a consultas al embajador de España en Venezuela. Además, urgió al jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, a comparecer ante el Pleno del Congreso para informar de la organización de la Cumbre Iberoamericana que, según dijo, "se convirtió en un circo antiespañol". Acebes incluso acusó al propio ministro de Asuntos Exteriores de haber "sembrado las acusaciones de golpismo que Chávez recoge ahora para atacar a España".

El dirigente popular calificó de "lógica y honorable" la llamada telefónica que hizo José María Aznar a Rodríguez Zapatero para agradecerle que saliera en su defensa en la cumbre. Aznar, por su parte, que se encontraba en actos académicos en Bogotá (Colombia), no quiso hacer ningún comentario sobre el tema.

Desde el Gobierno, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que prefiere quedarse con los deseos del mandatario venezolano de mantener las buenas relaciones con España, que con las críticas que ha hecho al Rey.

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, aseguró por su parte que el Gobierno "hace todas las gestiones posibles" para resolver los incidentes y descartó que vayan a llamar a consultas a ningún embajador. Jiménez intentó quitar hierro al asunto diciendo que "el incidente ha quedado en eso, en un incidente, en un encontronazo" que "no es la primera vez que ocurre en las cumbres entre dos mandatarios". La secretaria de Estado pidió sentido de la responsabilidad al PP, ante sus augurios de una crisis diplomática.

El portavoz del grupo socialista en el Congreso, Diego López Garrido, también intervino en el debate, y reprochó a los populares que continúen realizando declaraciones "absurdas y contradictorias". Tachó de "disparatadas" sus exigencias.

  • 1