Local

La bronca por el ‘tijeretazo’en la educación debilita al PP andaluz

Padres y sindicatos salen en defensa del modelo andaluz de escuela pública y en contra de Aguirre

el 20 sep 2011 / 19:44 h.

TAGS:

Los sindicatos de la enseñanza en Andalucía se unieron ayer tarde a la protesta de sus compañeros en Madrid. / el correo

Sindicatos de la enseñanza pública andaluza salieron ayer de nuevo a la palestra, y a la calle, para denunciar al unísono los recortes previstos en comunidades como Madrid por el Gobierno del PP. Alrededor de 3.500 docentes, según fuentes de CCOO, se concentraron en las diferentes capitales andaluzas. La gran bronca que se ha formado después de que la presidenta Esperanza Aguirre haya anunciado el aumento de la carga lectiva a los profesores de la educación pública (con un ahorro de más de 3.000 interinos) ha adquirido en Andalucía un eco mayor del previsible. El responsable es el propio Partido Popular, con Mariano Rajoy a la cabeza, y el Gobierno madrileño que insisten -ayer se reiteraron- en hablar de "conspiración" y de "huelga electoralista" acudiendo a la comparación con la escuela pública andaluza.

Según alega el PP, con el desmentido público de todos los sindicatos y por supuesto de la Junta, ese recorte ya se realizó en Andalucía. Los populares andaluces están atrapados por esta estrategia política.

Es cierto, como alegan los populares, que existe una orden andaluza que abre la puerta a que, de forma excepcional, el número de horas impartidas por un profesor se eleve de 18 a 20 y hasta 21 horas. Por ejemplo, en un instituto un profesor podría tener hasta 20 horas -como se propone de forma genérica en Madrid- si otro compañero necesitara restringir su jornada a 16. Sería una decisión que, de adoptarse, correspondería a los centros por cuestiones de organización interna y no repercutiría en ningún caso en un ahorro de personal. Lo avalan los datos. Frente a los 3.000 internios que quedarán colgados en Madrid, en Andalucía se han incorporado 8.000 nuevos interinos para cubrir posibles bajas y la plantilla docente ha crecido en 198. Si la norma madrileña se aplicara, según la Junta, habría que prescindir de 4.580 docentes.

El embrollo se ha llevado por delante una estrategia de años de oposición en la que el PP andaluz se había ganado el favor de muchos profesores apostando abiertamente por un gran pacto educativo y en defensa de prestigiar la figura del docente. Aunque tanto los sindicatos como PSOE e IU han pedido al partido de Javier Arenas que rectifique esta estrategia que entienden de ataque a la enseñanza pública andaluza, los populares han pasado a la ofensiva y se niegan a matizar a su partido en este bronco debate. Ayer la diputada popular Alicia Martínez devaluó la enseñanza pública andaluza en comparación con la madrileña. Acudió al informe Pisa para señalar que Madrid lidera la comprensión lectora y Andalucía está a la cola, también en competencia matemática. El PP retrató a una comunidad en los últimos puestos en bilingüismo, con elevadas ratios y a la cabeza de aulas prefabricadas.

Desde el Gobierno andaluz, la consejera de la Presidencia, Mar Moreno, reitero que la Junta "protegerá" la educación pública y denunció que los recortes de Madrid "no se llaman austeridad sino ideología" y suponen "dar marcha atrás 50 años". Portavoces de ANPE, CCOO, CSI-F, UGT y Ustea escenificaron ayer un "frente común" contra el ataque del PP a la enseñanza pública y denunciaron un "debate intencionado de desprestigio del profesorado". No obstante alertaron de que estarán vigilantes contra lo que denominaron "recortes pasivos", denunciado -por ejemplo- un aumento insuficiente en la plantilla docente.

  • 1