martes, 20 noviembre 2018
14:32
, última actualización
Local

La bronquiolitis provoca ocho de cada diez ingresos de bebés

El brote de este año se ha retrasado por el buen tiempo pero ya ha llegado a las “cifras habituales”

el 05 feb 2012 / 20:39 h.

TAGS:

Un recién nacido atendido en las instalaciones de la clínica USP Sagrado Corazón de Sevilla.

El 80% de los menores de un año que están acudiendo a Urgencias lo están haciendo debido a la bronquiolitis. Esta enfermedad está además detrás de ocho de cada diez ingresos hospitalarios de bebés de hasta doce meses.  “La bronquiolitis es una enfermedad muy frecuente en esta época del año, y puede llegar a revestir gravedad”, señala el doctor Martín Navarro, director de la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría del hospital Virgen Macarena (y jefe de su sección de Neumología Infantil).

Originada casi siempre (90% de los casos) por el virus VRS, la bronquiolitis “es padecida antes o después por la mayoría de los bebés”. Se trata de una enfermedad de tipo epidémico, que se contagia “con mucha facilidad”, y actualmente nos encontramos en pleno brote estacional, según confirma la doctora Dolores Gómez Bustos, neonatóloga de la Unidad de Cuidados Críticos Neonatales de la clínica hispalense USP Sagrado Corazón. “Aunque los brotes suelen empezar ya en el mes de noviembre, con la llegada del frío, las temperaturas suaves de este año han retrasado su aparición”, señala.

Se trata de una enfermedad que provoca dificultad respiratoria a los bebés y niños más pequeños (sobre todo de hasta 2 años de edad), y que “hay que vigilar pues puede complicarse”. Eso sí, pese a las altas cifras de visitas a Urgencias, e incluso de ingresos hospitalarios debidos a la misma, las autoridades sanitarias y especialistas médicos subrayan que “son las usuales de todos los años por esta causa”.

El doctor Martín Navarro explica por su parte que la bronquiolitis consiste en una inflamación aguda de los tramos más finos del aparato respiratorio (bronquios y bronquiolos). De esta forma, la enfermedad se caracteriza por la dificultad respiratoria, además de por otros síntomas como tos, mucosidad, estornudos, falta de apetito y fiebre.Según detalla este especialista del Macarena, la enfermedad suele dar la cara tras un catarro común, con mucosidad y estornudos. Una vez aparecen tos y dificultades respiratorias, o existen problemas con la alimentación, el niño deberá ser valorado por su pediatra o en un hospital.

“Existe un protocolo muy bien tipificado”, señala. En los casos leves, que son la mayoría, no será necesario el ingreso. Bastará con lavados nasales de la mucosidad y que el pediatra controle la evolución. También se recomiendan medidas como la colocación en posición de cúbito supino –boca arriba– con elevación de la cabecera de unos 45 grados, así como no fumar en casa. La fase aguda durará entre 3 y 4 días, en los que habrá que tener especial cuidado en lactantes “de riesgo” (con cardiopatías congénitas, prematuros o inmunodeficientes).

Con un pico de ingresos que ha llegado en su momento histórico más alto a los 30 niños, desde la clínica USP Sagrado Corazón explican algunos consejos de cara a prevenir el contagio de la bronquiolitis. “La infección se produce mediante el contacto del virus con las membranas de ojos, boca o nariz, así como a través de las secreciones respiratorias, luego se ha de evitar el contacto con personas o superficies infectadas”, señalan. El lavado de manos aparece también como una de las principales medidas.No existe un tratamiento específico o vacuna para la bronquiolitis. “Los antibióticos no son eficaces, de forma que se tratan los síntomas”, indica la doctora Gómez Bustos. Así pues, pueden ser necesarios broncodilatadores o incluso aportes de oxígeno.

  • 1