miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Deportes

La buena noticia de Pamplona

El Sevilla llevaba dos años sin acumular dos partidos seguidos sin encajar un gol.

el 21 sep 2011 / 21:26 h.

La plantilla del Sevilla se hizo ayer la foto oficial en el hospital de las Cinco Llagas.
El Sevilla no jugó un buen partido ante el Osasuna el pasado martes .En el Reyno de Navarra, el juego del equipo se vio claramente entorpecido por la presión del rival y apenas tuvo oportunidades de llevarse un partido que, más bien, mereció ganar  Osasuna. Pero sí hay un capítulo que está destacando en los últimos compromisos y da esperanzas a la afición para conseguir los objetivos marcados por las cabezas visibles de la entidad.

Y es que desde su llegada, Marcelino García Toral ha insistido en lo fundamental de parar la sangría de goles que recibió el equipo la pasada temporada, un capítulo que lastró sobremanera a un Sevilla que tenía que redoblar sus esfuerzos en ataque para meter en la canasta muchos de sus partidos. De hecho, vio cómo se le escaparon hasta seis victorias -tres derrotas y tres empates- habiendo perforado la portería rival en dos o más ocasiones. En total fueron sesenta y uno los goles en contra recibidos por el equipo nervionense, un conjunto que sólo fue capaz de dejar su arco a cero en ocho partidos, el registro más pobre de las últimas cinco temporadas.

Así las cosas, del partido del martes en tierras navarras la lectura positiva está en las prestaciones defensivas del equipo. Con el pitido final de Del Cerro Grande, el Sevilla firmó por primera vez en casi dos años dos partidos consecutivos sin encajar goles. La última vez, con Manolo Jiménez al mando del equipo, fue en octubre de 2009, cuando el equipo empató a cero en el Sánchez Pizjuán ante el Espanyol y, la semana siguiente, ganó por 0-2 en la visita al Xerez Deportivo.

Desde aquel partido hasta el disputado el pasado sábado en Nervión ante la Real Sociedad, el Sevilla sólo había logrado terminar los partidos sin encajar goles en trece de las sesenta y nueve jornadas ligueras disputadas, y nunca fue capaz de hacerlo en dos ocasiones consecutivas.

Además, no sólo los fríos datos sino también las sensaciones dadas por la defensa en el encuentro ante los ‘rojillos', hacen albergar esperanzas de que, por fin, Marcelino logre formar una línea defensiva de garantías, aunque para ello ha tenido que alinear a seis retaguardias distintas en los seis partidos oficiales disputados hasta el momento. Hasta ahora, la dupla que han formado en el centro de la zaga el recién llegado Emir Spahic y el polivalente Martín Cáceres ha sido la más convincente. El balcánico, que va a más en cada partido, parece haber encontrado en la velocidad del uruguayo su compañero ideal.

A POR LA TERCERA. Cumplidas las cuatro primeras jornadas con una buena puntuación y con una media de un gol encajado por partido liguero, el Sevilla afronta ahora el reto de conseguir un tercer encuentro seguido sin sufrir los tantos del rival de turno.

Así pues, si consigue evitar que el Valencia de Soldado y compañía perforen la meta de Varas pasado mañana, habrá logrado estar tres jornadas seguidas sin encajar, algo que no se logra desde septiembre de 2009 -Osasuna, Mallorca y Athletic-. Si siguiera con la racha en la visita al Calderón, podría lograr ante el Sporting en el Sánchez Pizjuán igualar mejor la marca conseguida en el último lustro. Ésta data de las primeras jornadas de la 2008/09, en las que el Sevilla fue capaz de mantener su portería a cero en cinco encuentros seguidos -Betis, Espanyol, Atlético de Madrid, Athletic y Almería-.

Aquella temporada fue la mejor en los últimos años en el plano defensivo del Sevilla, ya que el equipo entrenado por Jiménez logró mantener su portería a cero en 18 jornadas, casi la mitad de la Liga, y acabó la competición habiendo encajado tan solo 39 goles, cuatro más que el Barcelona, que fue el que mejor registro defensivo consiguió.

  • 1