Local

La búsqueda de los dos fugados de la cárcel se limita a España

Las fuerzas de seguridad no han recibido una orden internacional de búsqueda y centran sus pesquisas en Sevilla, Cádiz, Córdoba y Huelva, donde los dos prófugos podrían recibir apoyo de su entorno

el 08 feb 2010 / 23:13 h.

TAGS:

El Rafi, arrestado tras su primera huida.

Policía Nacional y Guardia Civil mantienen intensos dispositivos de búsqueda de los dos prófugos que huyeron de la cárcel de Sevilla la madrugada del jueves, especialmente en los pasos fronterizos y también en Sevilla, Cádiz, Córdoba y Huelva, las ciudades donde tienen arraigo y alguien podría echarles una mano en su huida. Desde que se detectó su huida, los pasos fronterizos de Algeciras y Tarifa cuentan con una fotografía actualizada de los reclusos, que podrían estar tratando de huir a Marruecos ya que en toda la Unión Europea la colaboración policial es más estrecha; Mohamed L. es marroquí, aunque estaba viviendo en Sevilla.

Pero al no existir una orden de búsqueda internacional, las pesquisas se han limitado hasta ahora, a cinco días de la fuga, sólo a España. Diversas fuentes consultadas ayer especificaron que el caso de estos dos internos, el que haya varios juzgados con competencias podría hacer que la orden tardase unos días en dictarse o entrar en vigor, ya que Rafael Hidalgo El Rafi cumplía siete años y medio por varios robos cometidos en Córdoba y estaba pendiente de juicio por un homicidio en esa misma provincia, cometido mientras también estaba huido de la Justicia. Su compañero, Mohamed L., marroquí de 22 años, también cumplía tres años y medio por varios robos y aguardaba juicio por otro más.

El juzgado cordobés que se ocupó del homicidio en el municipio de Bujalance del que se acusa a El Rafi o el órgano sevillano al que corresponda indagar en su fuga podría estar tramitando esta orden internacional, pero ayer, a cinco días de la huida, las Fuerzas de Seguridad no la tenían registrada en sus sistemas informáticos. Sí constaba la orden de búsqueda y captura contra ellos por su fuga y fuentes judiciales confirmaron que en Europa su arresto sería posible por ser espacio Schengen, aunque haría falta enviar de inmediato una orden internacional para su traslado al juzgado español que los reclamase.

El delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, recordó ayer que las fuerzas de seguridad de todo el país sí están en máxima alerta por si los prófugos fuesen vistos, pero admitió que no hay "certeza" acerca de si pueden haber cruzado a Marruecos, como se le preguntó.

López Garzón precisó que se sigue barajando la posibilidad de que fueran los autores de un atraco a un joven en Antequera (Málaga) la misma tarde del jueves, ya que la víctima, que resultó apuñalada y aún se recupera de sus heridas, "creyó reconocer" a los dos reclusos fugados en las fotografías que le mostraron.

Los dos presos se escaparon aprovechando un reducido hueco en la celda, y lograron saltar a una terraza y de ahí al exterior sin que las rondas internas de los funcionarios los detectaran, y sin ser vistos por los guardias civiles que controlan el exterior del recinto. La alarma perimetral de la cárcel tampoco se activó.

Desde que se detectó la fuga, la localidad cordobesa de Bujalance está en alerta. Ya ha mostrado su temor la familia del hombre que supuestamente mató de un disparo en la cabeza El Rafi, entonces también fugado tras no regresó de un permiso en la cárcel y pasar dos años y medio prófugo.

Resultados "en breve". Los cuatro inspectores de Instituciones Penitenciarias que se desplazaron hasta la cárcel de Sevilla para investigar qué errores humanos y técnicos permitieron la fuga están ya de vuelta en Madrid. Les queda redactar su informe y entregarlo a la Secretaría General, que ayer no quiso avanzar ningún aspecto de la investigación aunque confió en poder hacerlo “en breve”.

Los inspectores analizaron la prisión sevillana e interrogaron a los dos funcionarios que debían hacer las rondas esa noche, interesándose por cómo habían transcurrido. Según los sindicatos, la fuerte lluvia del jueves les había impedido escuchar ruidos en las galerías porque el agua caía con fuerza en los tejados de chapa. También prestaron declaración varios superiores de estos dos funcionarios y se indagó en la vigilancia que la Guardia Civil realiza en las garitas. La huida de estos dos internos ha puesto en jaque la seguridad del centro, cuya única fuga fue en 2001.

  • 1