Local

La búsqueda de Marta en Camas durará tres días y reabrirá una zanja de 80 metros

El segundo rastreo en la localidad se inicia en presencia del padre, el abuelo y un tío de la joven. Además de la tubería cuya excavación exigiía la familia, se analizará un pozo que amaneció con el cierre roto.

el 09 mar 2010 / 10:17 h.

TAGS:

La Policía Nacional ha dado por concluida la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo, unos trabajos que empezaron a primera hora de la mañana de ayer y que han sido "más rápido de lo previsto" ya que se preveía que durarán al menos "tres días".  El abogado de la familia ha estado hoy en la zona y ha certificado que se han abierto los 80 metros previstos.  Las dos máquinas retroexcavadoras están ya tapando la zona inspeccionada, hasta donde se ha desplazado también el padre de la joven desaparecida, Antonio del Castillo. 

Unos 80 metros lineales de zanja, con un ancho aproximado de dos metros, se dejaron a cielo abierto para comprobar si alguien pudo enterrar el cadáver de Marta del Castillo al lado de una tubería que acababa de instalarse en la parte trasera de la vivienda de Camas en la que vivía el autor confeso del crimen, Miguel Carcaño. El abuelo de Marta, José Antonio Casanueva, mostró ayer un plano dibujado a mano alzada en el que la familia había reflejado el colector. A los lados, pintadas de amarillo, las dos franjas en las que la familia cree que podrían haber ocultado el cuerpo de la joven -fallecida hace 15 meses- aprovechando que la tierra ya estaba removida.

El abuelo, el padre y un tío de Marta asistieron ayer a los trabajos que dirigen el jefe de la Policía Judicial y el de la brigada de Delitos Violentos, y que también examinará un pozo que hasta ahora estaba cerrado pero ayer amaneció con el candado que lo cerraba roto. La primera jornada concluyó a las 18.30 horas sin que se encontrara nada significativo.

Dos máquinas retroexcavadoras de la empresa Tragsa extraían ayer tierra de la zanja, manejadas por personal del Ayuntamiento de Camas, que ha accedido a colaborar para "descartar" la posibilidad de que la joven hubiera sido enterrada allí, explicaba el abuelo de Marta. José Antonio Casanueva admitía que la familia no tiene grandes esperanzas de hallar a la niña en Camas, pero insiste en agotar las posibilidades.

El emplazamiento lo puso sobre la mesa la menor de 14 años novia de Miguel con la que éste vivía en Camas cuando se produjo el crimen. La chica, que había negado conocer la muerte de la joven, varió por sorpresa su versión para contar que Carcaño le había confesado haber tirado el cuerpo de Marta en un descampado tras la casa que compartían.

El juzgado ordenó una búsqueda que duró dos semanas y se zanjó sin encontrar nada, pero la familia pidió otro rastreo a pocos metros. El juez se negó porque la Policía tiene fotos que evidencian que la zanja estaba cerrada cuando Marta murió, pero los padres recurrieron a la Audiencia, que contra el criterio del juez ordenó reabrirla para curarse en salud.

  • 1