Local

La caída de Llamazares desactiva a los críticos

La asamblea andaluza que ayer celebró Izquierda Unida, sincronizada con la reunión federal, dejó a las claras que el ala crítica a Diego Valderas está muda y no dará guerra tras la retirada de Gaspar Llamazares. La ejecutiva regional aprobó una resolución que exige la renovación de la dirección federal.

el 15 sep 2009 / 01:35 h.

TAGS:

I.M. / I.C.

La asamblea andaluza que ayer celebró Izquierda Unida, sincronizada con la reunión federal, dejó a las claras que el ala crítica a Diego Valderas está muda y no dará guerra tras la retirada de Gaspar Llamazares. La ejecutiva regional aprobó por unanimidad una resolución que exige la renovación "lo antes posible" de la dirección federal.

Fue la primera reunión regional de IU tras unas elecciones en las que la coalición de izquierdas ha logrado salvar el tipo en Andalucía frente al batacazo sin paliativos de Gaspar Llamazares en los comiciones generales. La cita descubrió las cartas que jugará la federación andaluza, liderada por Diego Valderas pero en la que se integra la corriente comunista.

El PCE de Felipe Alcaraz, que se situado en los últimos tiempos muy cerca de Valderas, ha sido el ala más dura contra Llamazares y forzó unas primarias para evitar que fuera candidato. Por eso su derrota en una parte de IU en Andalucía supo muy dulce. Ayer la ejecutiva regional de IU aprobó por unanimidad un informe de Diego Valderas y votó también una resolución, adjuntada por el secretario de Política Institucional, el comunista José Luis Centella, que exige apartar a Llamazares y que sea una comisión "plural e independiente" la que tutele el proceso de renovación de IU. Los militantes andaluces exigen que la IX Asamblea se celebre "lo antes posible". Según explicó Centella los referentes críticos en Andalucía y próximos a Llamazares no tomaron la palabra ni votaron. La ex portavoz parlamentaria, Concha Caballero, y el dirigente crítico de Sevilla Antonio Girón abandonaron la asamblea a los quince minutos.

"Sin cuchillos". Por la mañana Caballero se reunió de manera informal con los medios para despedirse. En la próxima legislatura, fruto de la guerra interna, no tendrá escaño. Ha tenido la carrera más corta en la ejecutiva federal de IU, bromeó. Llamazares iba a darle un cargo en Madrid tras las elecciones. Antes del 9 de marzo éste era el primer punto del orden del día de la comisión permanente de IU. Ayer el debate en esta reunión lógicamente era otro muy distinto. Caballero admitió que su papel es "muy complicado" pero aseguró que va a trabajar para "reconstruir" el partido.

A Valderas, a quien felicitó por su escaño por Huelva, le pidió que "ejerza de coordinador" y que "no permita que desde Andalucía se dé un asalto al poder federal de IU". "Los cuchillos hay que cambiarlos por las ideas", agregó, y pidió a Valderas que no se convierta en "punta de lanza de la batalla por el poder". No toca repartirse los cargos ni culpar al "azote del bipartidismo" sino "abrir el debate y generar una lluvia de ideas" que permitan de nuevo "conectar" a IU con la sociedad.

  • 1