Local

La caja cordobesa CajaSur se convierte en el banco de la vasca BBK

el 23 nov 2010 / 13:10 h.

TAGS:

La caja cordobesa CajaSur se ha convertido hoy en el banco de la vasca BBK en una asamblea general que se ha limitado a presenciar la liquidación de la entidad, ya que los únicos miembros que han tenido derecho real al voto han sido los tres administradores del FROB.

Tras casi tres horas de reunión a la que han asistido alrededor de 130 de los 160 componentes de la asamblea -entre los que se encontraban la mayoría de los canónigos, aunque no el ex presidente de la entidad Santiago Gómez Sierra-, los tres administradores del FROB han aprobado ante notario la cesión de los activos y pasivos a la vizcaína BBK, que incorpora los nuevos recursos al BBK Bank.

El resto de los miembros de la asamblea se han limitado a observar la operación, aunque algunos de ellos han ejercido el voto de forma simbólica ya que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) -que se hizo cargo de forma provisional de la caja desde la intervención del Banco de España el 22 de mayo- cuenta con todos los derechos de gobierno tras comprar cuotas participativas por valor de 800 millones de euros.

De este modo, la asamblea ha aprobado la cesión del patrimonio de la entidad a la BBK, que ha creado el BBK Bank para que éste gestione los nuevos recursos, aunque la transformación no será efectiva hasta el 1 de enero de 2011.

Los activos y pasivos cedidos a BBK Bank han sido valorados según el balance auditado a 31 de agosto de 2010, sometido también a la aprobación de la asamblea, y que registra pérdidas a dicha fecha por importe de 852,2 millones de euros.

Esta cifra no recoge los apoyos financieros que aportará el FROB, a través de un Esquema de Protección de Activos (EPA) por importe de 392 millones de euros, según han indicado fuentes de la entidad.

Además, la asamblea ha aprobado las cuentas anuales y ha rechazado el informe de gestión y la labor del consejo de administración durante el pasado ejercicio y que fue destituido tras su negativa a fusionarse con Unicaja y solicitar la intervención del Banco de España.

También, entre otros acuerdos, se ha adoptado el de amortización de las cuotas participativas emitidas por CajaSur el pasado 17 de junio, como acto previo a la cesión global de los activos y pasivos de la entidad.

Por otra parte, la asamblea general ha confirmado a José Carlos Pla Royo como director general de la entidad, nombramiento realizado por el administrador provisional el pasado agosto.

A la salida de la asamblea, Pla se ha limitado a decir, a preguntas de los periodistas, que la asamblea había transcurrido "muy bien".

Con este paso, CajaSur finaliza su andadura como caja de ahorros cordobesa, un recorrido que comenzó el 1 de septiembre de 1864 como Monte de Piedad de Córdoba y, al mismo tiempo, Monte de Piedad del Señor Medina, cuando fue clasificada como institución benéfico social de carácter particular.

Sin embargo, la iglesia no está totalmente conforme con el modo en el que se ha realizado este proceso y, de hecho, ha presentado ante la Audiencia Nacional un recurso contra el Banco de España por desestimar la petición de anular el procedimiento de cesión a la BBK.

En el trasfondo de esta decisión, se encuentran las irregularidades que, según la iglesia, han existido en la evaluación de la caja ya que, mientras el organismo regulador tasa los activos de Cajasur en 16.122 millones y el pasivo en 16.808 -lo que arroja un saldo negativo de 686,2 millones-, el Cabildo asegura que el momento de la intervención el patrimonio era de 20 millones.

Según la tasación del Banco de España, la BBK tendrá que pagar un euro -una cantidad simbólica- por CajaSur, que se distribuiría en 67 céntimos para el Cabildo y 33 para la Diputación de Córdoba, entidad cofundadora de la caja.

Y con todo ello, los sindicatos afrontan mañana unas elecciones en las que está muy presente el ajuste laboral que sufrirá la plantilla de CajaSur y que oscila, según quién dé los datos, entre los menos de 500 hasta los casi 900 despidos.

  • 1