sábado, 20 abril 2019
18:02
, última actualización
Local

'La caja que no se sume a la fusión lo tendrá complicado'

Desea «fervorosamente» ver la luz al final de este negro túnel y que se encuentren remedios para «una crisis espectacular». El vicepresidente segundo del Gobierno andaluz y consejero de Economía apuesta por utilizar dinero público para solucionar la situación y defiende el Presupuesto como «un gran plan de choque». Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 18:03 h.

TAGS:

Juan Rubio / Isabel Morillo

-La subida histórica del paro en octubre, ¿le amargó la semana?

-Desde hace días sabía cómo estaba evolucionando el paro en octubre y que era un mes malísimo. El lado positivo, sigue aumentando el paro en Andalucía menos que la media de España y creciendo más la población activa, y eso es una bendición pues, cuando salgamos de la crisis, habrá una capacidad enorme que no tendrán otros.

-¿Van a completar las ayudas a parados que anunció Zapatero?

-La Junta es la Administración que ha hecho más planes de choque y quizás es lo que ha permitido que el crecimiento relativo del paro sea aquí menor. El Presupuesto, además, es un gran plan de choque.

-¿Qué destacaría de él?

-Dos decisiones importantísimas. La primera, endeudarnos, usar el déficit porque tenemos la posición financiera más sólida de todas las comunidades. Pero sobre todo, y ya todo el mundo está de acuerdo con ello, volvemos a considerar que el gasto público es un factor de crecimiento. Se está utilizando el dinero público para solucionar la crisis y vamos a usar otra fórmula de empréstitos a empresas, como activos financieros, que permitirá que las pymes puedan mantener el empleo.

-En un entorno de inminente recesión, ¿no es muy optimista?

-Más allá de lo que ocurra con nuestras previsiones, la ejecución presupuestaria se cumplirá.

-¿Cuándo verá Andalucía la luz al final de este túnel?

-En ello jugará muchísimo no sólo cómo influya el Presupuesto, sino variables que en este momento se están portando muy bien. El petróleo, los tipos de interés, el Euríbor, la energía más barata... Vamos a tener menos inflación, menos costes empresariales, menos déficit comercial y eso puede influir en que experimentemos cierto crecimiento. La segunda mitad de 2009 puede ser mejor.

-¿E imaginó este escenario? Sobre todo durante la campaña electoral, cuando desecharon la palabra crisis...

-Era imposible. Todas las previsiones económicas de los grandes organismos internacionales daban a España un crecimiento del 3%. Si ahora no se puede predecir ni siquiera lo que va a pasar dentro de dos semanas, imagínense predecir lo que pasará dentro de un año. Lo primero es cerrar la hemorragia.

-¿Es esto un mazazo para los objetivos económicos de la Junta?

-Tenemos unos objetivos en la Estrategia de Competitividad y no nos apartaremos de ellos. Queremos salir pronto de la crisis, pero también en las mejores condiciones. El gasto público potenciará esa estrategia y por eso superaremos el récord inversor de 2008. No queremos que lo urgente desvíe la atención de lo necesario. Que las ambulancias no tapen los caminos.

-¿Ayudarán a las familias?

-Este es un Presupuesto además para ayudar a quienes pierdan el empleo o no lo consigan. El Servicio Andaluz de Empleo se refuerza y se sostienen las rentas de las familias. Hay programas como el de la gratuidad de los medicamentos para los niños menores de un año que no tiene ninguna otra comunidad, y hemos extendido la gratuidad de los libros de texto a Secundaria, complementado las becas Erasmus? Y es un presupuesto muy municipal, que aumenta el dinero para los ayuntamientos.

-La oposición le acusa de recortar las políticas sociales.

-Si se leen el Presupuesto verán que no es verdad. Deberían leerlo.

-No ha mencionado la beca de 6.000 euros para los estudiantes con rentas bajas. ¿Hay partida?

-No conozco al detalle el Presupuesto de Educación, pero en principio ésa es una medida que desarrollaremos a lo largo de la legislatura en función de la disponibilidad presupuestaria, claro.

-Los ayuntamientos de todos los partidos piden parte de la deuda histórica.

-No, no, si a mi me parece muy bien que a partir de ahora me acompañe el señor Francisco Toscano (el presidente de la FAMP) al Ministerio de Economía a pedir la Disposición Adicional Segunda.

-¿Pero es viable o no?

-Les tengo que decir que la Disposición Adicional Segunda tiene unos objetivos muy concretos: servicios sociales y vivienda. Y bueno sí, se puede hacer con la colaboración de los ayuntamientos, no tengo ningún inconveniente, pero no para pagar deudas del pasado.

-Garantiza que no va a haber ningún recorte social ¿ni siquiera en la Dependencia?

-¡Pero si somos los que más estamos ejecutando esa Ley! Frente a la huelga de aplicación por parte de las comunidades del PP, Andalucía y Cataluña son las que mejor están cumpliendo la ley.

-Hay quienes no entienden que un Gobierno socialista esté ayudando a la banca en vez de a los ciudadanos. Bancos y cajas siguen ganando beneficios. En la calle, ¿las ayudas están calando?

-El Euríbor y los tipos de interés han bajado y eso influye en las familias, ¿no? No es un gobierno de derechas o de izquierda, sino que lo ha hecho toda Europa. Y no es ayudar a los bancos. La Junta ha tomado esta medida siempre y cuando ese dinero vaya a préstamos a familias y pymes. Si no, no hay dinero. La normalización del crédito se tendrá que producir.

-¿Es posible que haya fusiones de cajas entre comunidades?

-Lo tendría que autorizar la Junta pero, ahora mismo que yo sepa, no hay ninguna entidad andaluza que tenga previsión de hacer algo parecido.

-Son posibles, ¿y deseables?

-No lo sé. Quizás en algún momento pueda ser aconsejable en comunidades limítrofes? En Andalucía no nos lo hemos planteado.

-Han abierto el debate sobre las cajas en un escenario de crisis y sin números sobre la mesa ¿Cómo es posible?

-¿Quién ha dicho que no hay números? Yo me conozco todos los números. Nosotros siempre hemos hablado de una gran caja porque creemos que eso defiende muy bien los intereses de Andalucía. El negocio tradicional de la banca se va a reducir. Es de cajón. Si siempre ha sido el objetivo de una gran caja indeclinable, ahora es más conveniente. Pero siempre he dicho lo mismo. Que decidan los órganos de las cajas y que se cuide el consenso político.

-El PP pide que las cajas se "despoliticen y se profesionalicen"

-No hagamos juegos de palabras con el uso político de las cajas. Lo importante, que haya consenso político y razones económicas y financieras que aconsejen las fusiones. Que cuando un órgano de una caja tome una decisión tenga en cuenta los intereses económicos y financieros de la caja más que los intereses localistas. Que miren qué es lo mejor para la caja y qué es lo mejor para el conjunto de Andalucía. Hasta mayo o junio no estará culminado el proceso de Cajasol. Entonces habrá que plantearse el mejor camino.

-¿Sería un inconveniente para alguna caja no sumarse?

-Si se producen fusiones entre cajas, la que no entre se queda fuera.

-¿Y tendría dificultades?

-No es lo mismo hacer una fusión entre muchas que después hacer otra entre una caja grande y otra pequeña, que funciona más como absorción que como fusión. Eso lo entiende todo el mundo, ¿verdad? Para la caja que se quede fuera, será más difícil el camino. Es evidente. Lo tendrá más complicado.

-¿Era necesario que Caja Granada descartara la fusión?

-Lo que diga vale para hoy, pero vamos a ver cómo evoluciona todo y ya veremos lo que Caja Granada dice dentro de seis meses. Me importa bastante más lo que digan los órganos de gobierno de las cajas que lo que digan otros sectores que nada tienen que ver.

-¿El PSOE de Granada?

-Todos nos entendemos.

-Cuándo habla de un escenario diferente en seis meses ¿qué quiere decir? Suena inquietante.

-Como no puedo decir lo que va a pasar mañana, estoy viendo cómo evolucionan los acontecimientos. Deseo fervorosamente que haya una posición común que resuelva de una puñetera vez este problema y empecemos a ver luz. Estamos en una crisis espectacular.

(Lea la entrevista completa en la versión impresa de El Correo de Andalucía).

  • 1