Economía

La CAM se hace banco y pide al FROB ayuda por 2.800 millones

La caja afirma que con esa inyección pasa el test de estrés y solvencia.

el 01 abr 2011 / 20:18 h.

El presidente de la CAM, Modesto Crespo, a su llegada a la reunión del consejo, ayer.

El consejo de administración de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) se vio obligado ayer a tomar la decisión de recurrir a la ayuda del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) para pedir una inyección de capital de 2.800 millones de euros, tras la ruptura del proyecto Banco Base que compartía con Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria.

La entidad que preside Modesto Crespo hizo hincapié en que se trata de una cantidad inferior a los 4.277 millones de euros de recursos públicos solicitados por Banco Base y abundó en que, con la cuantía requerida, la caja no tendrá problemas para superar el 10% del capital principal que exige el Banco de España con los nuevos requisitos de solvencia. Pero, además, la CAM precisó que ese balón de oxígeno para recapitalizarse le permitirá, asimismo, afrontar con garantías de éxito los nuevos test de estrés a los que se someterá próximamente a las finanzas españolas y europeas, con mayores exigencias que las del verano pasado.

Pero para poder optar a esa inyección pública, que supondrá la nacionalización parcial de la caja según establecen las reglas del juego, el primer paso que tiene que afrontar la entidad es la transferencia del negocio financiero de la caja a un banco, con la finalidad de poder dar entrada en su capital al FROB.Por ello, el consejo de administración de la entidad acordó materializar esa opción con carácter previo a la petición de capital. "A partir de este momento -reza un comunicado-, la CAM se incorpora al proceso de reestructuración bancaria y reforzamiento de recursos propios como están haciendo otras entidades del sistema financiero español".

De hecho, la caja confía en que desde el momento en el que el FROB conceda la cobertura y hasta que se materialice la inyección de capital, "hay plazo para que pudieran sumarse al proyecto otros posibles partícipes que aporten las adecuadas sinergias". Más abiertamente expresa que la "posibilidad de sumar nuevos socios está abierta" y que la entidad propiciará su integración con una condición: "si con ella su proyecto de futuro gana en tamaño y solidez", aunque al inicio de la nota recuerda que emprende este proyecto de futuro "inicialmente, en solitario".

Uno de los miembros del consejo de administración, el empresario Jesús Navarro, destacó a la salida del mismo -tras una reunión que se prolongó algo menos de dos horas- que la caja cuenta con la "confianza" del Banco de España y su "apoyo", lo cual, unido a su "solvencia", va a permitir continuar el proyecto "sin ningún problema".

Al nivel de bono ‘basura'. La agencia de calificación crediticia Fitch rebajó ayer el rating de la CAM hasta BB+ con perspectiva estable, lo que implica calidad cuestionable o bono basura, mientras mantiene en vigilancia negativa la nota A- de Cajastur y de Caja Extremadura como consecuencia de la ruptura de Banco Base. Por otro lado, revisó la situación de la calificación BBB+ de Banco de Castilla-La Mancha, integrado en Cajastur, hasta vigilancia negativa. En el caso de la CAM, Fitch explicó que la rebaja de rating refleja que la caja necesitará ayuda externa como consecuencia de sus bajos niveles de capital en un contexto de deterioro de la calidad de los activos y mayores exigencias de capital por parte del Banco de España.

"Tras un significativo crecimiento medio del 30% de los préstamos entre 2004 y 2007, la CAM acumula una significativa exposición al problemático sector de la construcción en España", precisó la agencia, que advirtió de que la entidad se enfrenta a otros desafíos como el sustancial descenso de su rentabilidad operativa en 2010 y la expectativa de Fitch de que persistan las presiones de financiación para la caja, ya que los mercados de financiación mayorista permanecen cerrados para muchos emisores españoles.

Las cuotas participativas de la CAM cerraron ayer la sesión con una caída del 0,81%, que situó el precio en 6,15 euros, con lo que logró moderar su descenso, que durante unos momentos llegó a superar el 4%.

  • 1