Local

La campaña del Sevilla

Terminada la temporada, el análisis es su primera consecuencia. Resulta muy complicado hacerlo en el caso del Sevilla Fútbol Club, pues hay dos circunstancias anormales que marcan claramente este análisis.

el 15 sep 2009 / 05:23 h.

Terminada la temporada, el análisis es su primera consecuencia. Resulta muy complicado hacerlo en el caso del Sevilla Fútbol Club, pues hay dos circunstancias anormales que marcan claramente este análisis. La primera de ellas, la muerte de Antonio Puerta, acaecida tras el primer partido de Liga, frente al Getafe; y la segunda, la marcha precipitada e inesperada del técnico del plantel, Juande Ramos.

Si dejáramos a un lado estas dos circunstancias mencionadas, posiblemente no se fuese justo en el análisis final. Cada cual debe valorarlas y ponerlas en su balanza, ya que los aficionados tienen también su valoración de la recién terminada temporada. En el plano de los objetivos previstos, antes de los dos hechos inesperados, Champions, Copa del Rey y clasificación para la Liga de Campeones, ninguno de ellos se alcanzó y sólo en el Campeonato Nacional de Liga se llegó al premio menor: la clasificación para la Copa de la UEFA. Posiblemente a muchos les parecerá exitosa por los problemas iniciales y a otros no tanto.

El debate Manolo Jiménez durante una buena parte de su temporada, que se calmó al final con resultados y acertadas comparecencias de prensa más su continuidad, fue absurdo e innecesario. En el ámbito numérico, el Sevilla estuvo muy bien en ataque, pero muy frágil y débil en defensa. Las lesiones de jugadores como Javi Navarro, Escudé y Dragutinovic tuvieron un gran peso específico y creo que fueron claves en partidos decisivos en los que se fueron los puntos necesarios para llegar al objetivo final. Aprobó Jiménez en números. Estuvo muy cerca de los objetivos, pero pasaron tantas cosas que nadie sabrá jamás qué podría haber pasado esta temporada 2007-08 de haberse desarrollado con normalidad.

  • 1