Local

La campaña del voto inmigrante sólo crea 440 nuevos electores

Sólo el 14% de los latinoamericanos con derecho al voto participará

el 01 feb 2011 / 20:07 h.

TAGS:

Inmigrantes votando, en 2003, en el colegio Antonio Gala de Sevilla.
La campaña para incluir a los inmigrantes de ocho nacionalidades no comunitarias en las elecciones municipales ha fracasado. No se han cumplido las expectativas ni a nivel nacional ni en el ámbito municipal. Sólo en Sevilla capital, el Instituto Nacional de Estadística reflejaba que residían 11.000 personas de estos países, lo que llevó a que los equipos de los candidatos los contemplaran como un importante caladero de votos. Pero el plazo para formalizar las solicitudes acabó el pasado 25 de enero y en toda la provincia sólo han pedido acceder a su derecho al voto 443 extranjeros no europeos. A la espera de que se concrete el dato de Sevilla capital, esta cifra refleja que la incidencia en los comicios de mayo será nula.

El problema de la falta de incidencia de esta campaña de fomento del voto inmigrante arranca desde su origen. Pese a que sólo en Sevilla hay 11.000 inmigrantes de las nacionalidades con convenios con España -Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Chile, Noruega y Nueva Zelanda- sólo cumplían los requisitos para acceder al voto en mayo 3.160 personas en toda la provincia. A todos estos se les remitió un escrito comunicándoles que podían acceder al voto, pero que tenían que solicitarlo y acreditar su condición de inmigrante legal con más de cinco años de residencia. Después de varias semanas y de un aplazamiento in extremis hasta el 25 de enero, sólo 443 inmigrantes respondieron, según los datos facilitados por la Oficina del Censo Electoral. Un 14%, un índice similar a la media de todo el país: en España habrá 45.554 electores de las nacionalidades que han firmado convenios con el Estado frente a los 459.299 que tenían derecho al sufragio. La cifra es aún más insignificante si se compara con el número de residentes inmigrantes en España. Según el INE hay 3,3 millones de extranjeros, de los que votará menos del 2%.

Mayor ha sido la respuesta de los ciudadanos de nacionalidades comunitarias. Como ya ha ocurrido en los últimos procesos electorales, los residentes empadronados europeos tienen derecho al voto. Pero en esta ocasión, todo aquel que no lo hubiera ejercido hasta ahora tenía que realizar los mismos trámites que los ciudadanos no comunitarios y solicitar su derecho al sufragio. Se le ha remitido esta comunicación a 10.745 personas, de las que han respondido 4.144. A esta cifra habría que añadir en cualquier caso las 2.836 personas que ya participaron en los comicios de 2007. En total habrá, por tanto, unos 7.000 votantes europeos potenciales. Aunque, eso sí, en toda la provincia de Sevilla y no sólo en la capital. Se mantiene también la tendencia nacional: en España se han remitido escritos a 757.495 personas y han respondido 459.299.

Este escenario ha dilapidado las expectativas puestas por los grandes partidos en los nuevos colectivos de inmigrantes y ha invalidado por completo los cálculos que dejaban hasta un concejal en manos de los sufragios extranjeros -hay 11.000 empadronados y cada edil costó unos 8.000 votos en 2007-. Con esta situación, y a la espera de la influencia real que tenga el voto comunitario en los comicios municipales de Sevilla, la ciudad puede disponer incluso de menos electores en 2011 que en 2007.

Aunque el número de personas empadronadas sea similar -una vez superado el bache demográfico del inicio del mandato-, el Censo Electoral sólo contaba en diciembre de 2010 con 544.099 electores empadronados en la capital, casi 8.000 menos que el dato registrado el 1 de mayo de 2007 -antes de los últimos comicios electorales- cuando había 552.112.

  • 1