viernes, 19 abril 2019
00:25
, última actualización
Local

La campaña se traslada a los indecisos del oeste en EEUU

El demócrata Barack Obama volvió el domingo al trabajo tras un parón en su campaña por la enfermedad de su abuela y continúa estando entre cinco y 11 puntos por encima de McCain en los sondeos. A ocho días de los comicios, los candidatos pelean ahora por los votos de los indecisos estados del oeste. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 17:25 h.

TAGS:

El demócrata Barack Obama volvió el domingo al trabajo tras un parón en su campaña por la enfermedad de su abuela y continúa estando entre cinco y 11 puntos por encima de McCain en los sondeos. A ocho días de los comicios, los candidatos pelean ahora por los votos de los indecisos estados del oeste.

El candidato demócrata reapareció después de haber permanecido unos días en Hawaii visitando a su abuela enferma, con la mirada y el discurso dirigidos a los votantes indecisos de los estados del oeste como Nevada, Nuevo México y Colorado. En Reno (Nevada), el candidato demócrata a la Casa Blanca criticó a McCain por afirmar que el Gobierno debería aligerar una regulación financiera y se mofó de que el republicano asegurase que las políticas económicas del presidente George W. Bush se le "han ido de las manos".

"Que John McCain ataque a George W. Bush por su política económica es como si [el vicepresidente] Dick Cheney criticase a Bush por ir por libre en su política exterior", dijo ante unos 11.000 simpatizantes en la Universidad de Nevada. Para el candidato demócrata, Bush no parece haberse ofendido por ello, ya que ha votado ya por McCain. "Y no es una sorpresa, porque cuando se trata de las políticas que importan a las familias de clase media, no hay ni un palmo de diferencia entre Bush y McCain".

El candidato republicano, John McCain, por su parte, acusó a Obama de querer subir los impuestos a la mayoría de la población, particularmente a los pequeños empresarios.

El candidato republicano McCain admitió "con gusto" ir por detrás en las encuestas y acusó al senador por Illinois de "haber dado ya la vuelta de la victoria" al disponer ya de un borrador del discurso de investidura, algo que la campaña de Obama niega.

McCain, que intenta defender la influencia de su partido en Estados como Nuevo México, que en el pasado han votado mayoritariamente a los republicanos, afirmó que John Podesta, ex jefe de personal de Bill Clinton, ya ha escrito un borrador del discurso para Obama. "Lo que necesita EEUU ahora es alguien que acabe la carrera antes de dar la vuelta triunfal", dijo el republicano a una multitud entusiasta que se congregaba en una plaza del sur de Nuevo México.

Campaña en familia . Mientras tanto, la candidata republicana a la vicepresidencia de EEUU, Sarah Palin, continúa acaparando gran parte de los comentarios. El sábado apareció en un mitin en Iowa al que acudió con su hija Piper Palin, de seis años. La niña participó en el acto para pedir que los estadounidenses voten a su "mamá". En esta coyuntura, el equipo de campaña de John McCain se lamentaron ayer de que la aspirante a la vicepresidencia y correligionaria, Sarah Palin, "va por cuenta propia".

"Cuando faltan días para la elección las tensiones latentes entre Palin y asesores clave de McCain se han hecho tan intensas que salen a la luz pública", según informó ayer una cadena de televisión americana. La gobernadora de Alaska, elegida por McCain como su compañera electoral a fines de agosto, alcanzó fama nacional en pocas semanas y desde entonces se ha convertido en la figura más controvertida de la campaña republicana. "Varios colaboradores de McCain han sugerido a la CNN que están cada vez más frustrados por lo que uno de ellos describió como que Palin va por su propia cuenta", afirmó la cadena.

"Sin embargo, un colaborador de Palin dijo que ella simplemente trata de sacarse de encima lo que ella considera que fue una presentación pública dañina y mal manejada", agregó la CNN.

  • 1