sábado, 15 diciembre 2018
12:04
, última actualización
Cultura

La canoa de Fiji en la Expo revive en el Pabellón de la Navegación

La pieza original que pudo verse en la muestra de 1992 se recupera para formar parte de la exposición permanente.

el 26 ene 2015 / 21:56 h.

TAGS:

La canoa de las islas Fiji en su nueva ubicación. / El Correo La canoa de las islas Fiji en su nueva ubicación. / El Correo

El Pabellón de la Navegación ha pescado en los fondos de su sótano y ha sacado a flote la canoa original de las islas Fiji que se pudo ver durante la Expo 92, una pieza que el propio país dejó en Sevilla cuando la muestra universal bajó el telón. La singular pieza, que a buen seguro le traerá recuerdos a muchos de los nostálgicos de la Expo, se ha incorporado a la exposición permanente del pabellón de la Navegación, en la que se ilustra la evolución de las embarcaciones con las que, con el paso de los siglos, el hombre fue mejorando su relación con el mar.

La canoa la hicieron trabajadores fijianos siguiendo técnicas tradicionales y con elementos originales, básicamente troncos de árbol ahuecados y fibras de cocotero haciendo las veces de cuerdas (cabos en la jerga marinera, según la cual la única cuerda es la del reloj). La piragua en cuestión es un camakau, de doble casco y tamaño pequeño, utilizada para pescar y recorrer distancias cortas. Para mayores aventuras está el drua, una embarcación de mayor calibre capaz de afrontar periplos de más de 1.000 kilómetros y que es la que se usa también en los rituales.

La nave ahora rescatada pudo verse durante la Expo en el pabellón de Islas del Pacífico Sur, que Fiji compartía con Kiribati y Vanuatu. El edificio por cierto se hizo tristemente famoso porque a tres días de la inauguración de la muestra sufrió un importante incendio, provocando graves daños en un inmueble hecho con madera, bambú y hojas de palmeras. Los contenidos del pabellón se repartieron por los de vecinos geográficos (Papúa Nueva Guinea, Australia, Nueva Zelanda...) y, gracias a la ayuda económica que prestó la propia Sociedad Estatal Expo 92, pudo abrirse al público en julio.

Como anécdota, quede que el incendio lo provocó un operario británico cuando manipulaba un soplete. En el momento de producirse había otros cinco trabajadores, algunos de los cuales le reclamaron un mayor cuidado que parece que no tuvo, lo que llevó incluso a que fuese detenido tras el siniestro.

El Pabellón de la Navegación ha ubicado la canoa al principio de la sala 2 de su exposición permanente, que analiza la ciencia y la tecnología marítimas. El emplazamiento obedece a un orden meramente cronológico, ya que este tipo de embarcaciones es anterior a la carabela, la primera nave europea de gran calado que permitió afrontar aventuras de dimensiones oceánicas. El visitante, de paso, puede disfrutar también de una recreación hecha con clicks de Playmobil de la primera vuelta al mundo.

  • 1