viernes, 19 abril 2019
18:34
, última actualización
Cultura

La cantera del Teatro Maestranza da frutos

Este sábado se estrena 'Hänsel y Gretel', ópera a partir del cuento popular producida por estudiantes sevillanos.

el 08 abr 2011 / 18:57 h.

Érase una vez un teatro de esos señeros e importantes que tanto frecuenta la crema de la ciudadanía ahíta de cultura de alto copete, el Maestranza, que decidió un buen día contratar a un batallón de estudiantes de los colegios, institutos y conservatorios sevillanos para producir la ópera más barata de su historia.

Y no, aunque la crisis le afecta -como a todos-, no era la economía por una vez la que se hallaba en el porqué del asunto, sino una iniciativa loable, de ésas que hacen cantera, democratizan la cultura y llevan esas propuestas de altos vuelos hasta el tuétano de cada casa.

Es así como hoy se estrena en el coliseo del Paseo de Colón un título, el clásico cuento Hänsel y Gretel en versión operística, que es el resultado de la colaboración entre el Maestranza y la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Andalucía, que bajo el paraguas de un proyecto pedagógico bautizado como Produce una ópera, ha permitido a varios cientos de escolares fajarse con los intríngulis que entraña levantar nada menos que una ópera profesional en un teatro de los de verdad.

En los últimos meses, la chavalería le ha puesto todas las ganas del mundo para poner a punto la escenografía y utillería (Escuela de Arte), el vestuario y confección (el IES Pablo Picasso), la iluminación, sonido y demás cuestiones técnicas (IES Néstor Almendros), la cartelería para que la ciudadanía se entere (IES Vistazul), la peluquería y maquillaje de los protas (IES Beatriz de Suabia), la interpretación en lengua de signos (IES Polígono Sur), la regiduría (Colegio San Francisco de Paula), el coro integrado por voces de una decena de centros y una orquesta salpicada de músicos de tres conservatorios.

Con tales mimbres, no es de extrañar que las dos únicas funciones programadas (12.00 y 18.00 horas) hayan agotado el papel, respuesta apropiada a tamaño esfuerzo juvenil.

Y aunque una vez se alce el telón serán la mezzo Rocío Botella (Hänsel) y la soprano Aurora Amores (Gretel), junto a la bruja Rosina Bocagolosa (Ana Alonso) las que acapararán las miradas y el gozo, el respetable sabrá que en cada pespunte dado habrá estado detrás un alumno al que probablemente se le habrán inoculado las ganas no ya de meterse a director de escena, sino de degustar, entre tanto videojuego y tanta Shakira, también una ópera.

  • 1