Local

La Capilla Real presume de solería

Los trabajos han constatado la existencia de restos de muro de la antigua mezquita y dos enterramientos.

el 22 jun 2012 / 14:42 h.

TAGS:

Tras su restauración, la Capilla Real abrirá al culto en breve.

La solería de la Capilla Real luce ya completamente restaurada y en breve, los sevillanos podrán comprobar el resultado de los trabajos. El canónigo responsable de Patrimonio de la Catedral, Francisco Navarro, presentó ayer la culminación de los trabajos y anunció que la capilla se abrirá al culto "en breve".

Durante diez meses, 20 jóvenes de la Fundación Forja XXI, que preside Navarro, han levantado una a una las 2.633 piezas que componen la solería de la Capilla Real, para restaurarlas. Las piezas más antiguas de esta solería, según el arquitecto conservador de la seo hispalense, Alfonso Jiménez, datan en 1755 aunque durante los trabajos se ha comprobado que algunas piezas eran del siglo XX y justificó la intervención dado que "se encontraban en un punto insostenible de conservación". Tras limpiar una a una todas las piezas, los jóvenes de Forja XXI realizaron una criba según la conservación de cada una de ellas y, en la siguiente fase de los trabajos, procedieron a la restauración del rosetón central de la Capilla y de los basamentos del muro del ábside. "Los más puristas seguramente criticarán que el rosetón no está exactamente en el centro, pero está demostrado que anteriormente no estaba en el centro por lo que hemos decidido dejarlo en la ubicación que estaba", precisó el conservador de la Catedral. Los trabajos, según precisó Navarro, estaban presupuestados en 300.000 euros antes de contar con la participación de la Fundación Forja XXI, lo cual ha supuesto un importante ahorro y de momento sólo se han invertido 190.000 euros.

Las obras de restauración también se marcaron el objetivo de comprobar si existían restos arqueológicos, y se ha logrado constatar la existencia de vestigios de un ábside gótico. Las catas también han arrojado varios descubrimientos como las cimentaciones de una cabecera del templo previa al citado ábside gótico. Esta cimentación ya aparecía señalada en el plano más antiguo que existe de la Catedral y que se encontró en el año 2008 en el monasterio de Bidaurreta (Oñate, Guipúzcoa). También, se ha constatado la existencia de restos del muro oriental de la antigua mezquita (siglo XII) y dos enterramientos cristianos datados en el siglo XIV, entre otros hallazgos.

La escuela taller de la Catedral, gestionada por la Forja XXI, ha sido la responsable de realizar las excavaciones y los tramos previos de extracción y limpieza de la solería del siglo XIII. Durante esta primera intervención ya se tuvo conocimiento de la existencia de restos de la solería de ladrillo y barro cocido y bicolor (rojos y amarillos) colocada en 1573 y que se creía ya perdida. También, durante los primeros momentos de las actuaciones fueron localizados unos anclajes que se asociaban a la "tercera o cuarta tumba" de Fernando III, con lo que se trataría del último lugar en el que reposó el cadáver del Santo Rey antes de ser depositado en su actual urna de plata, según la responsable del módulo de auxiliar de arqueología, Georgina Aguilar.

Esta escuela taller da continuidad a las seis ediciones anteriores, que han formado a 191 alumnos en oficios como la forja, encuadernación artesanal, iluminación artística así como bordados y elaboración de vidrieras, entre otros.


-->-->-->

  • 1